Cañete acusa al PSOE de no prevenir en el 96 las «vacas locas»

MADRID Ep
Actualizado:

El ministro de Agricultura, Miguel Arias Cañete, expuso ayer un informe ante la reunión del Comité Ejecutivo Nacional del PP, presidido por José María Aznar, en el que se quejó de que el último gobierno socialista no hubiera adoptado medidas para impedir que se importaran harinas cárnicas procedentes de países con epidemia antes de 1996, año en el que se adoptó esta decisión.

Arias Cañete expuso la situación actual del problema de las «vacas locas» e informó de las medidas que se están adoptando, en coordinación con las Comunidades autónomas y también con la Unión Europea.

El ministro defendió la necesidad de redistribuir las incineradoras para quemar las reses afectadas o que fallezcan en las explotaciones ganaderas. El problema, según dijo, está en que las incineradoras no están repartidas de igual forma por el territorio nacional y eso obliga a trasportar reses muertas desde algunas zonas de la península a otras. Puso el ejemplo de que en el Norte y Este hay más que en el Oeste o en el Sur del país.

Arias Cañete precisó también que el Gobierno está adoptando y adoptará todas las medidas preventivas que sean necesarias para garantizar la salud de los consumidores y recordó que tampoco hay que olvidar al sector ganadero, aunque puso de manifiesto la relatividad del problema en la ganadería española comparada con las de otros paises como Inglaterra o Francia.

En este punto, explicó que si los análisis científicos de la Unión Europea determinaran que es necesario analizar las reses de menos de 30 meses, se haría, pero aclaró que, de momento, los informes científicos no han aconsejado que se haga así. No obstante, explicó que ampliar el espectro de realización de test a reses de entre 20 y 30 meses supondría 100.000 controles más, con el elevado coste que eso conllevaría.

LA SALUD DE LOS CIUDADANOS

Una cuestión que el presidente del Gobierno, José María Aznar, apostilló para cerrar el debate que suscitó el informe del ministro de Agricultura, fue que la primera preocupación del Ejecutivo es la salud de los ciudadanos y que todas las actuaciones del Gobierno vayan en esa dirección.

Todos los que intervinieron en este debate, entre ellos el vicepresidente primero, Mariano Rajoy, y el presidente de Castilla y León, Juan José Lucas, coincidieron en acusar al PSOE de hacer demagogia con este problema.