Francisco Camps en una imagen de archivo
Francisco Camps en una imagen de archivo - Rober Solsona

Camps se defiende: «Nadie dijo haber recibido instrucción mía sobre contrato alguno»

El expresident de la Generalitat valenciana ha definido la petición de reabrir la investigación contra él como una acusación basada en «especulaciones sin fundamento»

MadridActualizado:

El expresident de la Generalitat valenciana, Francisco Camps, ha asegurado hoy que «nadie dijo haber rebido instrucción mía sobre contrato alguno» y ha sostenido que la petición de la Fiscalía Anticorrupción de reabrir la investigación contra él por la financiación ilegal del PP valenciano es una acusación basada en «especulaciones sin fundamento».

La Fiscalía Anticorrupción solicitará este jueves a la Audiencia Nacional (AN) que se reabra el caso Gürtel para investigar a Camps, que se libró de ser acusado por la financiación ilegal de su partido en 2007 y 2008. El Ministerio Público considera que se puede actuar contra Camps por un delito de malversación de caudales públicos cometido en el año 2007, que no habría prescrito, y uno de prevaricación vinculado al mismo. Las acusaciones por delito electoral y falsedad documental sí habrían prescrito por el paso del tiempo sin acusarle.

Como respuesta a la petición, el expresidente ha señalado que, si la Audiencia Nacional decide actuar contra él, sería una imputación «sin una prueba fehaciente, sin un indicio solido, basándose en especulaciones sin fundamento». Además, también ha negado su implicacióny ha segurado que nunca «nadie dijo haber rebido instrucción mía sobre contrato alguno».

Camps ha destacado que hace unas semanas estuvo citado como testigo en la Audiencia Nacional en la causa sobre la financiación y ha resaltado que, en ese momento, pudieron haberle «preguntado por todo, jurando decir la verdad». Además ha recordado que, como ya han declarado Costa y Álvaro Pérez, el fiscal «no puede apelar a desconocimiento de las mismas», e incluso «podría haber instado deducción de testimonio de particulares, y tampoco lo hizo».

En un escrito remitido a los medios de comunicación, el expresident valenciano ha explicado que los delitos de la prevaricación y malversación «tienen que definirse en su concreto objeto y cantidad». Además ha vuelto a negar «éste y otros ilícitos» y llama a la fiscalía a «señalar qué contrato público fue adjudicado irregularmente» por él.

Camps también ha rememorado que, al inicio de la causa de los trajes, la Fiscalía Anticorrupción «insistió» al TSJ para que «uniese a aquella causa» más actos delictivos pero este «se negó constantemente ante la inexistencia de indicios». De igual manera, el popular ha recalcado que en mayo del 2009, el TSJ llamó «de manera urgente» a 37 altos cargos de su gobierno como testigos «y nadie dijo haber recibido» instrucción alguna por su parte sobre contratos «nunca». «Ha habido instrucciones en diversos juzgados y causas y en ninguna de ellas ha aparecido mi nombre» ha denunciado Camps.