Carmen Calvo, vicepresidenta del Gobierno - EP

Calvo asegura que el documento con las 21 exigencias de Torra «no ha existido nunca»

La vicepresidenta dice que este documento «nunca» ha formado parte del orden del día de las reuniones con la Generalitat

Actualizado:

El Gobierno rechaza que el documento de 21 puntos que Quim Torra entregó a Pedro Sánchez, y que filtró ayer la Generalitat, sea un documento válido para el diálogo con el independentismo catalán. La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, ha asegurado esta mañana en una entrevista en la Cadena SER que para el Ejecutivo «no ha existido nunca» este documento porque «nunca» ha formado parte del orden del día de las reuniones.

El Gobierno insiste en que para ellos solo existe «el acuerdo de la reunión de Pedralbes del 20 de diciembre». La vicepresidenta Calvo ha intentado defenderse en todo momento del cuestionamiento a la estrategia del Gobierno por haber aceptado una especie de mediador para la mesa de partidos en Cataluña.

Calvo ha dicho que «jamás han comprado nada de la tesis independentista» y que la figura de un «relator» será consensuado por los partidos que se sienten en la mesa, un espacio en el que el Gobierno no estará como tal, ya que su cauce de negociación es la comisión bilateral con la Generalitat.

«Ni es un mediador ni es una figura internacional, sino una figura que va a ayudar a trabajar. No tiene ninguna trascendencia». El relator que ordenará los trabajos de la mesa de partidos sobre Cataluña ha de ser de nacionalidad española, según Calvo.

La «número dos» del Ejecutivo ha hecho hincapié en la división entre, por un lado, el plano institucional que transita por la comisión bilateral que fija el Estatuto y en la que hablan Gobierno central y el catalán; y, por otro, la mesa de partidos que impulsan Calvo, Elsa Artadi y Pere Aragonès en las reuniones que están manteniendo, pero que todavía no se ha materializado.

Sobre la constitución de una mesa de partidos a nivel nacional, Calvo derivó la cuestión a la comisión de estudio del modelo territorial que impulsó en su día el PSOE durante el mandato de Mariano Rajoy y que ahora está paralizada.