Caldera defiende «libre movilidad» para los inmigrantes en busca de un sueldo «adecuado»

El ex ministro de Trabajo califica de «inevitable, perdurable y positivo» el fenómeno migratorio y propone también el «libre comercio» para los productos más baratos de África y Asia

abc
madrid Actualizado:

El ex ministro de Trabajo y máximo responsable de la Fundación Ideas, Jesús Caldera, ha defendido este martes en Dakar la «libre movilidad para las personas que buscan una remuneración adecuada a sus capacidades». Caldera, que ha participado en la capital senegalesa en una mesa de trabajo sobre inmigración y desarrollo en el marco del Foro Social Mundial, ha destacado que el fenómeno migratorio es «inevitable, perdurable y positivo tanto en términos económicos como sociales».

En un debate junto al ex primer ministro italiano Massimo D'Alema, el vicepresidente ejecutivo de la Fundación -laboratorio ideológico del PSOE- ha hecho referencia a los últimos informes de la OCDE sobre migraciones y economía, según los cuales EE.UU. necesitará en los próximos 20 años 20 millones de inmigrantes cualificados, mientras que Europa precisará casi 50 millones «pues el descenso de población activa ya ha comenzado en países como Alemania».

«Fundamental para el desarrollo global»

Las declaraciones de Caldera se producen el mismo día que el Gobierno ha hecho público el borrador del Reglamento que desarrolla la Ley de Extranjería, que prevé una nueva figura denominada «arraigo familiar» a través de la que se regularizará la situación de los padres de los menores nacidos en España si el niño está a su cargo y convive con el progenitor que solicite los papeles.

«Los movimientos migratorios son ya, y lo serán aún más en el futuro, fundamentales para el desarrollo global y para avanzar hacia un mundo a la vez más eficiente en lo económico, y más cohesionado en lo social», ha asegurado Caldera, que opina que, para los países desarrollados, la dimensión económica del fenómeno migratorio es vital, pues sin inmigración «el futuro de los Estados de Bienestar europeos está seriamente amenazado».

Para «facilitar un proceso de nivelación económica entre las regiones desarrolladas y las deprimidas», el ex ministro durante la primera legislatura de Zapatero considera también importante que haya «libre comercio para los productos más baratos de África y Asia que intentan acceder a los mercados europeos».

España, «referente de integración»

En cuanto a las consecuencias sociales y culturales del fenómeno migratorio, Caldera ha rechazado los discursos de tinte xenófobo y los que estigmatizan al inmigrante y ha destacado que las sociedades más diversas y abiertas «son también sociedades más creativas, cohesionadas y menos conflictivas». «Todos hemos de tener los mismo derechos y las mismas obligaciones, que son los que marca la ley», ha explicado, insistiendo en la necesidad de realizar políticas integradoras que fomenten la convivencia en total igualdad con independencia de su origen nacional, etnia o religión.

Ese es el caso de España, que Caldera considera un modelo a seguir en cuanto a políticas integradoras de inmigranates, habiendo logrado «convertirse en un referente tanto en gestión como en integración de flujos migratorios gracias a tres elementos claves: la cooperación con los países de origen, la regulación de flujos vinculados a la evolución del mercado laboral, y finalmente, una clara senda de itinerarios de integración social», aseguró.