Caja Madrid protagonizará el último anuncio y BMW el primero de 2003

CARMEN ARNANZ
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

MADRID. Coca Cola, Mapfre y Caja Madrid; campanadas y después, BMW, Clas Lechera Asturiana y la campaña promocional del Turismo Andaluz. Ésta será la cadencia de los anuncios de fin de año y año nuevo, según los datos facilitados ayer por Televisión Española.

Los precios son de escalofrío, pero lo cierto es que son los momentos del año que registran una mayor cuota de pantalla. Las tarifas oficiales estipuladas por TVE son 4.800 euros por segundo para el antepenúltimo del año; 5.700 euros para el penúltimo y 7.200 segundos (1,2 millones de pesetas) para el que precede a las campanadas. Ya en el año recién estrenado, la primera pieza cuesta 5.400 euros por segundo, el segundo 3.300 euros y el tercero, 1.800 euros. Además, la duración mímima de los mismos debe ser de 20 segundos, según lo acordado entre la cadena pública y las marcas interesadas en ocupar la franja publicitaria más cara y glamurosa del año.

En el caso de Coca Cola, el anuncio dura 45 segundos y su precio ronda los 216.000 euros (casi 36 millones de pesetas). «Estamos recreando una historia que ha tenido un gran éxito este año, pero nosotros la adaptamos a España. Estamos seguros de que va a sorprender muchísimo», explica Manuel Arroyo, director de marketing de Coca Cola España.

Tocar la fibra sensible

El obtetivo de los anunciantes es llegar al corazón de los espectadores en uno de los momentos más importantes del año. Es la noche en la que más personas hay pendientes de la pequeña pantalla. Las personas se reúnen para celebrar la Nochevieja y las emociones están a flor de piel. «Nuestro interés con los anuncios de fin de año es resaltar valores positivos que queremos que queden ligados a nuestra marca», indica Arroyo.

Aunque económicamente son unos espots ruinosos (se hacen especialmete para la ocasión, son más largos, y su emisión es la más cara del año), suele quedar en la mente de los consumidores. No se pretende vender más en enero, sino reforzar la imagen de la marca a través de la espectación que suscitan. TVE ha conseguido una cuota media de pantalla del 72 por ciento desde las 23.57 a las 24.04 horas, lo que explica que los anunciantes la consideren un auténtico cañón publicitario en esa franja horaria.

En 1999, el nuevo operador de Telefónica Aló protagonizó el último anuncio de la temporada en TVE, Coca Cola el antepenúltimo e Iberia el penúltimo. El nuevo milenio fue saludado por Iberdrola, seguido de un espot promocional de Televisión Española y de un anuncio de la marca Nicotelli. El año siguiente Retevisión dio paso a las campanadas y la marca de automóviles Renault empezó el año 2001.

Antena 3, menos minutos

Por otra parte, Antena 3 es la única cadena nacional que redujo en el mes de noviembre el tiempo de emisión dedicado a autopromoción, según el último informe del Observatorio AEA de la Publicidad. Según la Asociación Española de Anunciantes, que promueve el estudio, la cadena dedicó una media del 26,3 por ciento al capítulo denominado «resto de emisiones», lo que supone una reducción del 1,8 por ciento respecto al mismo periodo del año anterior. Por contra, el resto de las televisiones aumentaron este porcentaje de tiempo: Telecinco, un 1,35 más; TVE-1, un 1,86 más; La 2, un 2,1 más y el 0,75 más la cadena de pago Canal +. Destaca otro dato referido a la publicidad institucional en TV3, que ha aumentado este año un 45 por ciento con respecto a 2001 (de 5,5 a 8 millones de euros), según el director general de la Corporación Catalana de Radio Televisión.