Buscan en Elorrio a una persona relacionada con la furgoneta con explosivos interceptada a ETA

Agentes de la Guardia Civil tratan de localizar en Elorrio (Vizcaya) a Luis María Zengotitabengoa Fernández por su posible relación con el alquiler de la furgoneta que fue interceptada el pasado

AGENCIAS VITORIA/MADRID
Actualizado:

Agentes de la Guardia Civil tratan de localizar en Elorrio (Vizcaya) a Luis María Zengotitabengoa Fernández por su posible relación con el alquiler de la furgoneta que fue interceptada el pasado sábado en Zamora con explosivos, según fuentes de la lucha antiterrorista. Un hermano suyo huyó en octubre de 2003 después de ser condenado a 13 años y 3 meses de prisión por su participación en actos de violencia callejera.

El pasado sábado la furgoneta con explosivos fue interceptada en un control rutinario en Bermillo de Sayago (Zamora) y su conductor, el presunto miembro de ETA Garikoitz García Arrieta, huyó en el coche de la patrulla de la Guardia Civil hasta que fue detenido en Portugal, donde también fue apresada Iratxe Yáñez Ortiz de Barron, que viajaba en otro vehículo que hacía de lanzadera. En la furgoneta se encontró documentación que vincula con el vehículo a Zengotitabengoa, al que la Guardia Civil trata de localizar en Elorrio, donde los agentes del instituto armado han procedido al registro de dos viviendas, de las que han sacado varias cajas con documentación y ordenadores de uno de los pisos.

En Vitoria, los agentes también han procedido al registro del piso de los padres de Yañez Ortiz de Barron. Con los de anoche en la casa de los dos presuntos etarras detenidos son cinco los registros practicados en esta operación.

Marlaska reclama la entrega

El juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande-Marlaska ha solicitado a las autoridades judiciales de Portugal la entrega de los dos presuntos etarras detenidos en territorio luso, que podría producirse en el plazo de un mes, según han informado fuentes jurídicas.

El titular del Juzgado Central de Instrucción número 3, que se encontraba de guardia la semana pasada, cursó ayer dos órdenes europeas de detención (OED) para que Garikoitz García Arrieta e Iratxe Yáñez Ortíz de Barrón puedan ser juzgados en la Audiencia Nacional por todas las causas que tienen pendientes en España. La petición del magistrado, que se ha producido antes de que la Fiscalía se la solicitara, permitiría juzgar en España a los dos presuntos etarras por todos los delitos que pesan contra ellos, entre los que se encontrarían los de integración en organización terrorista, tenencia ilícita de armas y explosivos y falsedad documental.

El ministro de Justicia de Portugal, Alberto Martins, ha admitido la posibilidad de esa entrega rápida. En declaraciones a los periodistas, el ministro ha reconocido que la posible aplicación de la OED en este caso está contemplada en el marco de las normas comunitarias. En cualquier caso, advertía que se trata de "una decisión de las autoridades judiciales", aunque ha añadido que "al parecer, la información recibida hasta ahora, es que se aplicará la orden de detención europea ".

Mientras se tramita esa entrega, los dos detenidos han quedado en prisión preventiva, tras ser sometidos a un largo interrogatorio de más de cuatro horas en el Tribunal Central de Instrucción Criminal de Lisboa. Ambos fueron trasladados ayer desde Torre de Moncorvo por la Policía Judicial y tras el interrogatorio, el tribunal luso decidirá su destino inmediato, que podría ser la entrega a España. El abogado de los dos presuntos etarras ha declarado que su objetivo es evitar que sean extraditados, aunque ha reconocido que tiene pocas esperanzas ya que se trata de un asunto con "mucha presión política".

Galamba confirmaba esta mañana que los dos detenidos iban a ser escuchados hoy en el Tribunal Central de Instrucción de Lisboa -en concreto por el juez Carlos Alexandre- al tiempo que señalaba que todavía no había contactado con los detenidos, que se enfrentan a acusaciones de desobediencia a las autoridades portuguesas, hurto de vehículo, posesión de armas e identidad falsa, según fuentes policiales.

Huída a Portugal

Los dos presuntos terroristas fueron detenidos en la noche de pasado sábado después de que una patrulla del Puesto de la Guardia Civil de Bermillo de Sayago (Zamora) en funciones de seguridad ciudadana observara una furgoneta marca Iveco en la que viajaba García Arrieta que llevaba una matrícula francesa.

Tras proceder a su identificación y control, el presunto etarra consiguió huir en el vehículo de los agentes en dirección a Portugal. Allí, la Guardia Nacional Republicana (GNR) portuguesa estableció un control mediante el que pudo detener al huído en la localidad de Torre de Moncorvo.

Posteriormente, este cuerpo policial identificó a Iratxe Yáñez en las inmediaciones de localidad de Vila Nova de Foz y constató que viajaba con documentación falsa en un Opel Astra con matrícula francesa que presuntamente hacía la labor de 'lanzadera' de la furgoneta interceptada. Iratxe Yáñez formaba parte de la lista de etarras más buscados por las fuerzas de seguridad y su imagen aparece en el último cartel distribuido por el Ministerio de Interior.

Otros dos detenidos en Francia

La Fiscalía también está analizando las causas que tienen pendientes en España los otros dos etarras detenidos este fin de semana en Francia, Iñaki Iribarren Galbete y Eider Uruburu Zabaleta, para cursar también sus correspondientes órdenes europeas de detención ante la Justicia francesa.

No obstante, fuentes jurídicas han apuntado que este procedimiento se desarrollará con mayor lentitud que el tramitado con las autoridades portuguesas, ya que la Justicia francesa suele juzgar a los etarras por los delitos cometidos en su territorio, entre ellos el de asociación de malhechores.

Por el momento, las fuerzas de seguridad francesas han trasladado a París a los dos arrestados, que llegarán esta noche a la sede de la Subdirección Antiterrorista de la Policía Judicial (SDAT), donde continuarán detenidos a la espera de pasar a disposición judicial. Allí podrán ser interrogados hasta el miércoles por la noche, cuando se cumplen 96 horas desde su detención, el plazo máximo de cuatro días para que los detenidos en casos de terrorismo estén en manos de la Policía.

En el momento de su arresto, los detenidos iban a retirar dinero de lo que las fuentes definieron como un "zulo financiero" de ETA, ya que en su interior no había ni armas ni explosivos, solo dinero. Las autoridades galas han hecho un llamamiento a la población local de la zona en la que fueron arrestados para que aporten cualquier pista sobre ellos que pueda contribuir a la investigación, añadieron.