La policia trabaja en el interior de la finca de Las Quemadillas la búsqueda de los hermanos Ruth y José - ABC

Los expertos abren sin éxito más de 20 puntos en el subsuelo de Las Quemadillas

A la finca acudieron tanto José Bretón, trasladado desde la prisión de Alcolea, como Ruth Ortiz, madre de los pequeños

CÓRDOBA Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La primera jornada de búsqueda en el subsuelo de la finca de Las Quemadillas concluyó en la tarde de ayer con idéntico resultado al de los anteriores registros policiales. Sin rastro de los pequeños Ruth y José en ninguna de las dos tandas de rastreos que se realizaron ayer, la primera hasta las 14.45 horas, y la segunda, que no estaba prevista inicialmente, comenzó a las 18.00 horas y se prolongó durante toda la tarde.

Pasadas las 07.45 horas, el furgón que trasladaba a José Bretón desde la prisión provincial de Alcolea llegaba a la finca de los abuelos paternos, adonde poco después llegaron los expertos para iniciar las labores de rastreo en los 12 puntos marcados por los estudios de los geólogos en el anterior rastreo de la finca, que ocupó gran parte del mes de junio y comienzos de julio.

Pocos minutos después llegaba a la finca de la familia paterna la madre de los niños, Ruth Ortiz, que lo hizo alrededor de las 08.00 horas, y donde revisó las diferentes estancias con el objetivo de aclarar qué enseres suyos y de los menores echaba en falta.

La aportación de la madre es importante, ya que según el auto judicial, sigue sin poder darse explicación a la ausencia de los carritos de paseo de los dos menores, así como a numeroso juguetes y prenda que, se supone, deberían estar en la casa de Las Quemadillas. Ortiz pidió que durante la inspección que realizó a la vivienda no estuviera presente su exmarido que, custodiado por la Policía, aguardó en una habitación de la casa sin cruzarse en ningún momento con la madre de sus hijos.

La presencia de Ortiz en la finca paterna se prolongó hasta pasadas las 12.00 horas, momento en el que, a bordo de un vehículo de la Policía Judicial, abandonó la zona para dirigirse a la capital cordobesa sin querer hacer declaraciones a los medios que se congregaban a ambos lados del cordón policial que, una vez más, acotó toda la carretera que da acceso a la parcela de la familia Bretón.

Nueva técnica y puntos

Junto a la presencia de la madre de los menores, la otra novedad fue la técnica empleada por los expertos para tratar de localizar algún indicio de manipulación en el subsuelo de las propiedades de la familia Bretón en Las Quemadillas. Fuentes cercanas al caso confirmaron a ABC que los técnicos de la Universidad Politécnica de Madrid aportaron un aparato de rastreo «más potente» que permite determinar la «edad del cemento».

Este dato es determinante ya que permitiría descubrir si Bretón, como supone el último auto del juez, ocultó los cuerpos de los dos menores en un habitáculo en el subsuelo y posteriormente lo volvió a cubrir con cemento y a aislar de la humedad con la brea hallada en los anteriores registros.

Las fuentes consultadas aseguraron que los geólogos no se quedaron en los doce puntos marcados en su informe, sino que, siempre según las fuentes consultadas, ampliaron las catas a «más de una veintena». Se analizaron el cobertizo anexo a la cada principal, la vivienda en la que residieron Bretón y Ruth Ortiz, y varios puntos de la casa principal, entre ellos, el salón y el porche, quedando para la jornada de hoy una de las habitaciones y la cocina.

Para realizar estas mediciones del subsuelo, los expertos realizaron catas en los puntos marcados por el georradar, que ayer también pasó por las habitaciones de la casa, e introdujeron cámaras especiales para tomar datos e imágenes de alta resolución que permitan recopilar información y descubrir si ese suelo ha sido removido en los últimos diez meses.

Hasta la finca de Las Quemadillas, también se trasladó la unidad canina de la Policía Nacional que revisó los puntos marcados en el interior de las viviendas. Los perros detectaron nuevos puntos que, tras ser analizados fueron descartados, según indicaron las fuentes consultadas.