Bono y Moratinos viajan por negocios a Guinea Ecuatorial sin avisar al Gobierno
Miguel Ángel Moratinos y José Bono, en una imagen de archivo - ernesto agudo

Bono y Moratinos viajan por negocios a Guinea Ecuatorial sin avisar al Gobierno

Acompañaron, por separado y en varias ocasiones, a empresarios españoles

madrid Actualizado:

José Bono y Miguel Ángel Moratinos realizaron en los últimos meses varios viajes a Guinea Ecuatorial sin dar cuenta de ello al Gobierno, según supo ABC en fuentes solventes. Los viajes, que realizaron por separado, tenían un marcado interés económico, ya que, tanto el ex presidente del Congreso y ex ministro de Defensa como el ex titular de Asuntos Exteriores acompañaron en algunos de esos desplazamientos a empresarios españoles interesados en hacer negocios con el régimen de Teodoro Obiang.

Lo mismo Bono que Moratinos habían viajado a la antigua colonia española cuando ocupaban cargos institucionales, por lo que pudieron entrevistarse entonces con el presidente ecuatoguineano, que también les ha recibido en su viajes más recientes.

Avión oficial

Por lo que respecta a José Bono, su último viaje se produjo los pasados días 28 y 29 de julio. Llegó en un vuelo de Iberia de Madrid a Malabo, acompañado por varios hombres de negocios españoles, y allí fueron recibidos por autoridades del Gobierno, quienes pusieron a su disposición un avión oficial de Guinea Ecuatorial para trasladarlos a Bata, la capital continental.

Bono no dio cuenta de que iba a hacer ese viaje al Ministerio de Asuntos Exteriores y la Embajada tuvo conocimiento del mismo cuando ya se encontraba en suelo guineano y casi por casualidad.

En enero de este mismo año, el que fuera presidente de la Cámara Baja ya realizó otro viaje a Guinea Ecuatorial en el cual se entrevistó con Obiang. En esa ocasión, según algunas informaciones procedentes de grupos opositores, Bono estuvo acompañado por un grupo de amigos empresarios y recorrió gran parte del país, en varios momentos junto al propio Obiang. La televisión ecuatoguineana se ocupó de enseñar las imágenes de ambos durante algunas de las actividades que desarrollaron.

Bono había sorprendido ya a la opinión pública cuando en febrero de 2011, siendo aún presidente del Congreso, organizó una viaje a Guinea Ecuatorial, encabezando una delegación de parlamentarios españoles, en la que había representantes tanto del PSOE como del PP y de otros grupos minoritarios, destinada a favorecer las inversiones de las empresas de nuestro país en la excolonia. Aunque Bono comunicó entonces su visita a la ministra de Asuntos Exteriores, Trinidad Jiménez, al Gobierno no le gustó en exceso la iniciativa, porque no eran partidarios de realizar ese viaje en aquel momento.

La estancia de Moratinos

Por su parte, Miguel Ángel Moratinos estuvo en Malabo por última vez hace aproximadamente un mes, también acompañando a algún empresario, y también sin haberlo comunicado previamente al Ministerio de Asuntos Exteriores.

El exministro fue recibido durante ese viaje por Teodoro Obiang, a quien ya conocía personalmente puesto que viajó en varias ocasiones a Malabo durante su paso por el departamento de Exteriores. Aunque Moratinos se quejó en algún momento de que Obiang no había cumplido sus compromisos de facilitar el acceso de la prensa internacional a las pasadas elecciones presidenciales, parece que ambos han reanudado sus contactos.

Moratinos ya había estado meses antes en Guinea Ecuatorial en su condición de enviado del emir de Qatar para el Programa Nacional de Seguridad Alimentaria, dentro de sus desplazamientos para poner en marcha el programa «Global Dry Land Alliance», destinado a prevenir hambrunas en países con amplias zonas desérticas, entre los que no está la antigua colonia española.

La presencia de Moratinos y de Bono en Guinea Ecuatorial sin avisar con anterioridad al Ejecutivo no ha sentado nada bien en el Ministerio de Asuntos Exteriores, ya que fueron ex altos cargos hasta hace poco tiempo y se trata de un país con el que las relaciones son muy delicadas. Hasta ahora, no se conoce qué política mantendrá hacia Guinea el Gobierno de Mariano Rajoy.

Hace sólo unos días, el ministro delegado de Asuntos Exteriores y Cooperación, Pedro Ela Nguema Buna, convocó al embajador en Malabo, Manuel Gómez-Acebo, para comunicarle que están estudiando «la modernización y el replanteamiento de la cooperación» con España, una frase cuyo contenido no se ha desvelado aún.

Miguel Ángel Moratinos ya provocó malestar en el departamento que dirige José Manuel García-Margallo cuando, a mediados del pasado mes de mayo, viajó a Cuba y se reunió con autoridades de ese país, igualmente, sin haber avisado de ello previamente al Gobierno.