El bloque de la moción se reagrupa y da aire al Gobierno de cara a los Presupuestos

Los independentistas votarán a favor de la senda de déficit como «gesto» a Sánchez

MadriActualizado:

El Gobierno puede recibir un inesperado balón de oxígeno que abre las posibilidades a Pedro Sánchez de aprobar los Presupuestos Generales del Estado y, por tanto, recuperar el control de los tiempos de la legislatura para tratar de prolongarla hasta 2020.

Esta mañana se debate y vota nuevamente la senda de déficit público planteada por el Gobierno, que vuelve a plantear la que fue rechazada en julio y que representa una senda de consolidación fiscal que sitúa el déficit público en el 1,8 % del PIB para 2019 frente al 1,3 % aprobado durante la etapa del PP.

El Gobierno volvió a presentar la senda a votación en el Congreso después de consultar con la Abogacía del Estado, que lo recomendó como requisito para poder presentar el proyecto de Presupuestos en el Congreso. Pero en ese trámite el Gobierno ha logrado una oportunidad para salir del letargo en que se había sumido tras el mal resultado del PSOE en Andalucía. Desde Moncloa se esperaba esta votación como una nueva oportunidad para reconstruir los puentes con los socios de la moción de censura. Y que en esta votación demostrasen un gesto que les permitiera ser optimistas con respecto a la aprobación de las cuentas públicas. Y así será.

Con el apoyo del PNV garantizado, el líder de Podemos, Pablo Iglesias, vinculaba su apoyo a alcanzar «una posición común» de todos los socios que auparon a Sánchez a La Moncloa: « Vamos a seguir trabajando para que el bloque de la moción de censura siga unido. Para nosotros es fundamental que ese bloque se mantenga, porque es una de las pocas posibilidades que tenemos de sacar los Presupuestos adelante».

A última hora de la tarde desde ERC se confirmaba que se votaría a favor de la senda. Y dejaban claro que era «un gesto», aunque negando que con ello se tenga que presuponer su «posición futura» ante los PGE. «Lo entendemos como un nuevo gesto en favor de la construcción de un marco de confianza y diálogo en el que, a pesar de todo, continuamos creyendo», manifestaban los independentistas. Fuentes del PDECat confirmaban también su voto favorable.

El resultado en términos económicos de la votación de mañana es nulo, ya que la próxima semana en el Senado el PP con su mayoría absoluta podrá vetar la senda planteada por el Gobierno. El planteamiento del Ejecutivo para reformar la Ley de Estabilidad Presupuestaria, y que en caso de rechazo del Senado se volviese a votar en el Congreso de los Diputados, todavía no está listo, ya que se encuentra varado en el trámite de enmiendas parciales en la Mesa de la Cámara Baja.

Así, el Senado el próximo 27 de diciembre rechazará esta senda que hoy se aprobará en el Congreso de los Diputados. Y por tanto los Presupuestos Generales del Estado que el Gobierno tiene previsto presentar en enero se tendrán que adaptar a la senda ya vigente del 1,3%. Estos son los cálculos con los que contaba ya el Ministerio de Hacienda.

No obstante, ese ajuste reduce la capacidad de maniobra del Gobierno para plasmar las partidas de gasto en los Presupuestos. Aunque no significativamente, porque de esas cinco décimas (1,3% respecto al 1,8%) solo una repercute en la Administración General del Estado.

La posible capacidad de los partidos del centro derecha para sumar fuerzas y arrebatar el poder al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, preocupa a los socialistas tanto como a sus aliados, que hoy van a dejar a un lado sus diferencias para votar juntos a favor del techo de gasto, allanando el camino a los nuevos Presupuestos y alejando así el riesgo de elecciones. «Estamos por el sí, solo nos falta la manera de materializarlo» reconocía ya ayer por la mañana un dirigente del PDECat. La senda de déficit no tiene futuro ya que el Senado tiene la mayoría absoluta necesaria para vetarla, pero la votación evidencia que el PSOE y sus socios son capaces de ponerse de acuerdo. Fuentes del PP consideran que este giro del PDECat y ERC no es gratuito sino que es la contrapartida a que Sánchez acepte mantener una minicumbre con el Gobierno catalán. El sí definitivo a los Presupuestos, cree el PP, se producirá a cambio de que Sánchez no condene la vía eslovena, ni la «kale borroka» de los CDR, acepte aprobar un nuevo Estatut «ilegal» y negocie indultos a los políticos presos.