Blanco sostiene que bajar impuestos es de izquierdas, pero subirlos también

Actualizado:

J. A.

MADRID. Los socialistas están inmersos en la tarea de justificar la subida de impuestos ante los ciudadanos, tras las críticas internas y externas que han recibido por la confusión que ha rodeado el debate en las últimas semanas. El vicesecretario general del PSOE, José Blanco, se volcó ayer en dar explicaciones, durante la clausura de la Conferencia de Organizaciones Sectoriales de su partido. Así, aclaró que «es de izquierdas bajar impuestos cuando la economía del Estado crece y también es de izquierdas hacer un ajuste fiscal al alza para evitar el recorte de las políticas sociales».

Destacados dirigentes socialistas se han lanzado a defender las ventajas de que los ciudadanos paguen un IVA más alto todavía que el actual. Blanco aseguró que los Estados más progresistas de Europa, como Noruega o Suecia, son los que tienen el IVA más alto. Y el ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, también apuntó que en otros países europeos el incremento de ese impuesto no ha tenido repercusiones para el consumo. Corbacho, además, propuso hacer un «análisis en profundidad» sobre las consecuencias que pueda tener la subida del IVA que ha aprobado el Gobierno de Zapatero. Desde el 1 de julio, el IVA general pasará del 16 al 18%, y el reducido del 7 al 8%.

Blanco no desaprovechó la oportunidad para meter el dedo en la llaga del PP valenciano: «Por lo menos en el Gobierno de España la recaudación de los impuestos no va a ninguna cuenta B», como sucede, apuntó, en el caso Gürtel. «Los impuestos del Gobierno de España son para la prestación por desempleo, la dependencia, la sanidad, la educación, la inversión productiva, el I+D+i, pero no para ninguna cuenta B que es lo que está de moda en el PP».

Reto a Rajoy

Sin perder de vista al presidente del PP, Mariano Rajoy, Blanco le retó a decir lo que piensa: «Yo sería el primero que aplaudiría a Rajoy si tuviera la valentía de subir a la tribuna del Congreso y dijera que va a recortar las pensiones, a abaratar el despido, a recortar las becas y la Policía, a hacer menos AVE y autovías, que es lo que haría si disminuyera el gasto público».

La «número tres» del partido, Leire Pajín, aseguró que los «más de 30.000» socialistas que integran las organizaciones sectoriales están dispuestos a salir a la calle para explicar a los ciudadanos la política económica, los presupuestos y la política fiscal del Gobierno. Según Pajín, esos 30.000 socialistas deben explicar que el Gobierno «está aplicando políticas que les permitan tener empleo» y «no les va a dejar en la cuneta».

Mientras Blanco se dedicaba a atacar al PP de Mariano Rajoy, Pajín defendía la importancia de mantener una política basada en «tender la mano, pedir colaboración, recurrir al diálogo y escuchar».

En el acto organizado por el PSOE también intervino el ministro de Trabajo, Celestino Corbacho. Un día después de que el Consejo de Ministros aprobara el proyecto de ley de los Presupuestos Generales del Estado de 2010, que incluye una subida de impuestos sobre el ahorro, Corbacho aseguró rotundo que «no se va a gravar el ahorro, no es cierto».