Berriozar, ingobernable

Actualizado:

ALBERTO LARDIÉS

PAMPLONA. La localidad navarra de Berriozar es ingobernable. A estas alturas, los Presupuestos para este año siguen sin aprobarse, y no parece probable que se vayan a sacar adelante pronto. El alcalde, Xabier Lasa, de Nafarroa Bai, mantiene el bastón de mando gracias al apoyo de los tres concejales de la formación proetarra ANV y de la única edil de Izquierda Unida. En la oposición están UPN (3), PSN (2) y CDN (1). Pasan los días y el bloqueo del Ayuntamiento es más que evidente.

El complejo reparto de escaños y las rencillas entre unos y otros provocan situaciones tan paradójicas como lo sucedido en el pleno del pasado miércoles: las Cuentas para 2009 fueron rechazadas debido a los votos en contra de UPN y ANV y a la abstención del PSN. Sin embargo, CDN e IU sí apoyaron la propuesta de NaBai. Un desaguisado que se arreglaría si, como sucedió en otra legislatura, los partidos regionalistas, UPN y CDN, y los de izquierdas, PSN e IU, sumasen sus votos para desbancar a un alcalde nacionalista que se vale de los apoyos de los proetarras. Pero ese acuerdo no llega, principalmente por la negativa de IU, con lo que Berriozar no avanza.

Ayer mismo, Convergencia de Demócratas de Navarra (CDN), presentó en el Ayuntamiento de Berriozar una solicitud al alcalde para que disuelva el grupo municipal de ANV en cumplimiento de la sentencia emitida por el Tribunal Supremo y ratificada por el Tribunal Constitucional. En su escrito, CDN recuerda que ha manifestado en reiteradas ocasiones que ANV está en las instituciones por una «incomprensible estrategia electoral del PSOE» y su consecuencia es que hoy se ocasionen situaciones como las que se vive en estos momentos en el Ayuntamiento de Berriozar. Además, los convergentes afirman si el alcalde no cumple con su cometido, acudirán a los tribunales para hacer efectivo el mandato de la justicia.

Asimismo, CDN anuncia que su concejal en el Ayuntamiento «seguirá trabajando para que Berriozar no quede afectado ni por la presencia de ANV ni tampoco por la incapacidad de las fuerzas democráticas de encontrar una salida a esta situación». Por tanto, los convergentes seguirán trabajando con todos los medios para que «la actividad del Ayuntamiento no quede paralizada por oportunistas estrategias políticas de quien sea». «Las vecinas y vecinos de Berriozar se merecen que todas las fuerzas políticas nos esforcemos al máximo para prestarles el servicio al que estamos obligados como representantes de este pueblo», agregan.

¿Discrepancias?

La propuesta que ayer hizo pública CDN va en la línea de lo manifestado una y otra vez por UPN, que ha pedido la disolución del grupo de ANV y ha ofrecido apoyar una moción de censura con otras fuerzas políticas para desbloquear la situación. Incluso, los regionalistas renunciarían a la Alcaldía, pese a ser los más votados de la oposición. Pese a estar de acuerdo en lo principal, ambos partidos regionalistas mostraron sus discrepancias en citado pleno de esta misma semana.

También ayer se conoció que el alcalde, de NaBai, ha decidido destituir de sus cargos a los miembros de ANV después de que éstos no apoyaran las Cuentas, según informó «Diario de Noticias». Esto se suma al anuncio que hizo el primer edil, el pasado diciembre, de la ruptura del pacto de gobierno con los proetarras. Una presunta ruptura que tiene más de escenificación que de realidad. Medidas de cara a la galería y sin aplicación práctica, puesto que si la coalición vasquista mantiene la Alcaldía es gracias al sustento que le ofrece ANV.

Enconamiento político

Berriozar es el escenario de un profundo enconamiento político entre las fuerzas constitucionalistas y las nacionalistas vasquistas. Como informó ABC, el pasado octubre el alcalde quiso crear, una vez más con el apoyo incondicional de ANV, un fichero de población que hablase euskera, con lo que al tiempo se hacía una lista negra de los castellanohablantes. Una situación denunciada por el colectivo «Vecinos de Paz», que ejemplifica la lucha por la libertad y que surgió a raíz del asesinato a manos de ETA de Francisco Casanova en agosto del año 2000. Aquel asesinato provocó la unión de todos los constitucionalistas para echar del poder a los proetarras. Pero aquella alianza no regresa. Al menos de momento.