Miguel Bernad, tras su detención el pasado 15 de abril
Miguel Bernad, tras su detención el pasado 15 de abril - JAIME GARCÍA
Manos limpias

Bernad intentó chantajear a Ana Patricia Botín con la muerte de su padre

El líder de Manos Limpias redactó una denuncia en la que acusaba a la presidenta del Santander del «asesinato» de Emilio Botín sin prueba nunguna y pidió una reunión para tratar el tema «en persona»

Actualizado:

Miguel Bernad intentó chantajear a Ana Patricia Botín acusándola de la muerte de su padre. A esta conclusión han llegado los agentes del UDEF tras escuchar varias declaraciones de testigos y analizar los documentos intervenidos en el registro de la sede de Manos Limpias. Juan Manuel Cendoya, director de Comunicación del Banco Santander, declaró ante la UDEF que Bernad envió a finales de mayo de 2015 una carta a la entidad solicitando una reunión personal con Ana Patricia Botín porque tenía en su poder «una carta muy injuriosa sobre distintos directivos del Banco de Santander».

La Policía encontró el escrito en el ordenador de Miguel Bernad, quien dice a la presidenta del banco Santander: «He tenido conocimiento de unos hechos gravísimos que atentan contra la honorabilidad y el buen nombre de su persona». Bernad añade y que cree que «están tratando de utilizarnos (a Manos Limpias) como ariete contra usted pretendiendo que el asunto salte a los medios con objeto de que usted quede desacreditada ante su propio Banco y la opinión pública en general».

El líder de Manos Limpias quería mostrar «buena voluntad». En teoría, su intención de citarse personalmente con la banquera era entregarle de manera personal la información que había recibido «sin esperar nada a cambio». Pero los registros policiales en la sede del sindicato hallaron otro documento que desvela las verdaderas intenciones de Bernad. El secretario de Manos Limpias había elaborado un documento titulado «Denuncia Presunto Asesinato Emilio Botín», creado el 19 de mayo de 2015, días antes de pedir la cita con Ana Patricia Botín.

Las manifestaciones de «un ciudadano»

La denuncia sostienen que Emilio Botín no falleció de muerte natural, sino asesinado y como toda prueba aporta «un Acta Notarial de manifestación de un ciudadano que habría llegado a manos del sindicato». En el registro también se apareció otro documento denominado «Escrito Fiscal Gral Estado por Tema Botín», creado el 22 de mayo de 2015, en el que Bernad solicita a la Fiscalía «que se le cite a comparecer para hacer entrega de una copia de un Acta Notarial de manifestación donde se pone de manifiesto unos hechos presuntamente delictivos que afectan a la cúpula de una entidad financiera de primer orden a nivel internacional». La teoría que Bernad estaba moviendo era que los hijos del banquero habían acabado con su vida para controlar el banco.

Una vez analizado el suceso y los documentos, los agentes de la UDEF que investigan la trama de extorsiones concluyen que «se observa cÓmo Miguel Bernad busca el contacto con Ana Patricia Botín, presidenta del Banco de Santander "sin esperar nada a cambio", si bien, cuando elabora la carta en la que solicita la reunión, ya tiene elaborado un borrador de escrito denuncia relativo a los hechos que quiere tratar con Ana Patricia Botín, por lo que, es más que probable que por parte del sindicato Mamos Limpias se intentase emplear esa información como medio de presión para obtener algún tipo de beneficio». Los agentes razonan que si Bernad no esperase nada a cambio, «no se habría molestado en elaborar un borrador de denuncia así como el escrito dirigido a la Fiscalía».

El director de comunicación del Santander dijo en su declaración ante la Udef, el pasado 28 de abril, que, ante esta «rocambolesca» denuncia, trató el tema con Luis Pineda, presidente de Ausbanc, entramado del que el Banco Santander era su principal cliente. La Policía concluye que «es más que probable que la intermediación de Luis Pineda haya servido para frenar las posibles negociaciones así como para paralizar la denuncia prevista». De este modo, «Pineda conseguiría de nuevo ganarse el favor de la entidad Banco de Santander y que continuase patrocinando y publicitándose en Ausbanc».

La entidad bancaria aportaba a Ausbanc una media de un millón de euros anuales en concepto de publicidad. El convenio para 2016, aportado a la causa, recoge una inversión del Santander que asciende a 958.123,63 euros más IVA en varias publicaciones de Ausbanc.