Bernad falsificó el acta con la que Manos Limpias se personó en el caso Nóos

No se celebró la reunión obligatoria de la Junta Directiva que cita el documento

MadridActualizado:

«Miguel Bernad Remon en calidad de Secretario General del Sindicato manos Limpias CERTIFICA que la Junta Directiva Nacional del Sindicato en su sesión celebrada el 11 de Enero (de 2012), acordó por unanimidad: Interponer querella criminal contra D. Ignacio Urdangarín Liebaert, Diego Torres (...) Jaume Matas (...) y Cristina de Borbón y Grecia».

Este es el extracto principal del acta «número uno» de Manos Limpias por la que el sindicato decidió personarse como acusación popular en el caso Nóos, pero el documento carece de validez, ya que nunca se celebró la citada e imprescindible reunión de la Junta Directiva. Así lo confirma a ABC el coordinador general del Sindicato, Pablo C., y lo corroboran otros miembros de Manos Limpias.

«No recibimos ninguna convocatoria para esa fecha», insiste el coordinador general del sindicato. A los miembros de Manos Limpias consultados por ABC no les extraña esta situación, porque Miguel Bernad, la única persona que manejaba el sindicato, «fabricaba» los documentos que necesitaba y se los daba a firmar al presidente, Francisco Jiménez, entonces un anciano (falleció el pasado febrero). «Miguel hizo esa acta porque el juez la exigía para poder personarse», asevera el coordinador de Manos Limpias.

La reunión que debió celebrar la Junta Directiva también tenía por objeto decidir qué abogado y qué procurador actuarían en el caso Nóos en nombre de Manos Limpias. La elegida por Miguel Bernad fue Virginia López Negrete, tal y como refleja el documento que cuenta con las firmas del propio Bernad y del presidente del sindicato.

Único asunto

La Junta Directiva Nacional tenía como único cometido colocar a Manos Limpias en el caso Nóos, que se instruía en los juzgados de Palma de Mallorca: «Asunto: escrito de personación y querella contra D. Ignacio Urdangarín...».

Sin la reunión de la Junta Directiva, la decisión de personarse en el caso Nóos carece de validez legal. Así lo estipulan los estatutos de Manos Limpias: «Entre las competencias de la Junta Directiva están realizar y dirigir las actividades del Sindicato». La única actividad que ha realizado Manos Limpias es acudir a los tribunales, por lo que estas decisiones deben pasar la Junta. Además, los estatutos especifican que es competencia de este órgano de gobierno «adoptar acuerdos referentes a la contratación de bienes y servicios, ejercicio de acciones y otorgamiento de poderes».

Las fuentes consultadas por ABC sitúan este episodio en el «descontrol» con el que Miguel Bernad -en prisión provisional por su participación en la presunta trama de extorsión liderada por el presidente de Ausbanc, Luis Pineda- regía el sindicato. Los estatutos establecen que la Asamblea General debía reunirse una vez al año y la Junta Directiva «en sesión ordinaria al menos una vez al trimestre» y «el presidente convocará a los miembros con ocho días naturales de antelación con remisión del Orden del Día». Nunca se cumplió con estas obligaciones, por lo que toda la actividad pública de Manos Limpias está en cuestión.

El hecho de que el acta con la que se personaron en el caso Nóos sea falsa podría servir para invalidar la acusación popular que ejercen en la Audiencia Provincial de Palma. No obstante, no entra entre los planes de la defensa de la Infanta Cristina «anular» a Manos Limpias. Su estrategia es que el juicio concluya con normalidad y la hermana del Rey sea absuelta, para no dar la sensación de haberse librado por defectos de forma o situaciones externas.

Acusación a Tejeiro

Entre las personas que cita el acta contra las que va ejercer acciones Manos Limpias también estaba Miguel Tejeiro, el asesor fiscal del Instituto Nóos. Es el mismo Miguel Tejeiro para el que la abogada Virginia López pediría diez años de cárcel para luego, el pasado febrero, retirarle la acusación, lo que se tradujo en su inmediata salida del banquillo, dado que nadie más lo acusaba. Esta maniobra levantó las sospechas de todas las partes presentes en el tribunal. Se supone que le retiró la acusación porque su testimonio como testigo incriminaría a la Infanta, pero su declaración sirvió para todo lo contrario, ya que la dejó al margen de los manejos de Nóos.

No es secretario general

Por otro lado, Miguel Bernad ni siquiera es secretario general de Manos Limpias, el cargo con el que se presenta y firma sus escritos, porque, directamente, este no existe. Los estatutos recogen la figura de un presidente, un vicepresidente, un secretario y un tesorero. El secretario, el cargo real de Bernad, tiene como competencias «levantar actas de las reuniones que celebran los Órganos de Gobierno» y «tendrá a su cargo la dirección del personal y de los servicios».

Pese a esto, Bernad ha sido siempre, desde la fundación del sindicato en 1995, la única persona que ha regido los designios de Manos Limpias. Todos los ingresos y gastos del sindicato han pasado por sus manos, pero ni siquiera ha presentado contabilidad alguna, como confirman a ABC varios de sus más estrechos colaboradores. «La única contabilidad de Manos Limpias son los bolsillos de Miguel Bernad», ha declarado recientemente un testigo en la Fiscalía de Delitos Económicos de Madrid, después de que el Ministerio Público se querellara contra Bernad y López por una apropiación indebida de más de cien mil euros del sindicato, un caso desvelado por ABC el pasado noviembre.

«Las actas que ha presentado Miguel Bernad para renovar los cargos son falsas porque se hacían sin haber celebrado la asamblea», corrobora a este diario el citado testigo, que ha pedido el anonimato, dado que está colaborando con la investigación.

«Nunca hemos visto cuentas del sindicato ni se sabe qué pasaba con las fianzas de los casos en los que estábamos personados cuando los juzgados las devolvían», denuncia otro excolaborador de Bernad.