Bermejo y Garzón hablaron en privado en el hotel y en la cacería de Andújar

JAVIER LÓPEZ / M.J. MUÑOZ | JAÉN / TOLEDO
Actualizado:

El ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, y el titular del juzgado número 5 de la Audiencia Nacional, Baltasar Garzón, hablaron en privado tanto el viernes pasado, día 6 de febrero, en el restaurante del hotel Del Val, de Andújar, como en la cacería celebrada en la finca Nalvaltorno el sábado. Estas conversaciones, que no fueron a la luz de la luna sino a las claras del día y a la vista de todos, por tanto sin disimulo, se produjeron pocas horas después de que el juez, instructor del «caso Gürtel», activara la causa que ha desembocado en cárcel e imputaciones a algún miembro del PP. El ministro de Justicia se apresuró a decir el miércoles en el Congreso que nada de lo que habló con el juez Garzón tenía relación con la implicación de cargos del Partido Popular y personas cercanas a esta formación política en una presunta trama delictiva relacionada con la contratación fraudulenta de actos.

Lejos de los invitados

Hay testigos que les vieron el viernes, mientras departían en el restaurante. Otros aseguran que a la mañana siguiente, en la montería de Sierra Morena, almorzaron juntos, sin la compañía de otros participantes. El resto de los invitados a la jornada cinegética, según las fuentes consultadas, comieron, a petición de los primeros, en un enclave distante al menos un kilómetro de ellos, lo que resulta sorprendente en las cacerías, donde lo normal es almorzar en comunidad.

Esto ocurrió el sábado al mediodía. Por la tarde se desplazaron en distintos coches hasta la finca Cabeza Prieta, situada en Torres, municipio natal del magistrado, para participar en otra cacería el domingo.

La vivienda que les acogió en Sierra Mágina cuenta con las suficientes estancias como para que pudieran departir a solas, lejos del resto de invitados. Pero el organizador de la cacería, Bartolomé Molina, asegura que en todo momento estuvieron junto al resto de cazadores y que sólo hablaron de caza, extremo que se apresuró a corroborar la alcaldesa del municipio, Elvira Sanjuán, del PSOE.

Según el relato de la regidora, una concatenación de hechos casuales originó que ministro y juez coincidieran en su pueblo. La dirigente socialista afirmó ayer que, cuando hace menos de un mes, conversaba con el juez Garzón sobre los próximos cursos de verano que organiza el magistrado en el municipio jienense, se presentó Molina para invitarle a la cacería. Además, matizó que la invitación a Bermejo partió del propietario de la finca.

Mientras el PSOE mueve sus peones en defensa del ministro y del juez, el PP achica agua por la pertenencia a esta formación política del organizador de la cacería. La formación popular jiennense, que coincide con el presidente nacional del partido, Mariano Rajoy, en calificar de obscena la presencia de ambos en la montería, asegura que aunque Bartolomé Molina es su secretario local en Torres, no ejerce como tal y sólo se representa a sí mismo con sus declaraciones.

La relación es tensa desde que desde hace dos años, cuando fue relevado como cabeza de lista para las municipales de 2007, se desmarcó del partido. Molina, tras el episodio de la cacería, ha puesto su cargo a disposición del partido.

Más y más cacerías

Entretanto, siguen conociéndose nuevos datos sobre la cacería previa, la celebrada en la provincia de Toledo dos semanas antes y de la que ABC dio cuenta en su edición de ayer. La montería tuvo lugar el 24 de enero en la finca «La Mimosa», situada en el término municipal de El Casar de Talavera. Los participantes, entre quienes se hallaban Bermejo y Garzón, salieron a sus puestos hacia las nueve de la mañana, tras degustar unas migas.

El dueño de la finca (catalogada con la referencia TO-10457) es Luis Martín Barroso, empresario inmobiliario. Su socio es un notario de Madrid, e íntimo amigo de la vicepresidenta del Gobierno María Teresa Fernández de la Vega. Se trató de una cacería restringida, dado el fuerte dispositivo de seguridad, en la que también participó una fiscal.