El bebe apuñalado por su padre en Orense evoluciona favorablemente

Orense. Agencias
Actualizado:

El bebé de diez meses que presuntamente fue apuñalado por su padre en la vivienda familiar de la calle Alejandro Pedrosa de la ciudad de Orense, permanece ingresado en el UCI Pedriátrica del Complexo Hospitalario de Ourense (CHOU), donde presenta una evolución favorable dentro de la gravedad.

Por su parte, el presunto agresor que acabó con la vida de su compañera y se tiró al vacío desde la vivienda, José Antonio González, de 41 años de edad, se recupera en el módulo sanitario de presos del Hospital. Su pronóstico es grave, ya que presenta quemaduras de primer y segundo grado, fractura vertebral y contusiones producidas como consecuencia de la caída.

Los hechos se produjeron en la madrugada de ayer, en el domicilio familiar de la pareja, situada en el barrio de O Vinteún, en el tercer piso del número 90 de la calle Alejandro Pedrosa.

La Policía Nacional recibió una llamada de los vecinos, ante una explosión de gas que se había producido en dicha vivienda. A su llegada, los agentes observaron a una mujer tendida en el suelo de la cocina, con un charco de sangre y cubierta con unas mantas. Los servicios sanitarios no pudieron haber nada por salvar la vida de Rosa María Pinto, de 31 años de edad y natural de Esgos.

A su lado se encontraba el bebé, con ropa ensangrentada y llorando, que presentaba una herida de arma blanca en el pecho y quemaduras en la cabeza. En una silla de la cocina había un cuchillo ensangrentado, y en una habitación próxima, una bombona con la llave abierta.

La Policía investiga si el agresor se tiró al vacío desde el tercer piso tras cometer el crimen, o bien salió disparado como consecuencia de la explosión de la bombona de gas.

Los vecinos del inmueble aseguran que la pareja, que llevaba pocos meses residiendo en el piso, discutía con frecuencia. Además, el hombre tuvo problemas con las drogas y era conocido en el ámbito policial por su pasado.