Las pintadas y las amenazas de muerte a los estudiantes constitucionalsitas en Barcelona
Las pintadas y las amenazas de muerte a los estudiantes constitucionalsitas en Barcelona - ABC

«La batalla contra la secesión se gana en la calle y allí seguiremos»

Amenazan de muertea universitarios constitucionalistas en la Autónoma de Barcelona

BarcelonaActualizado:

Era la primera vez que montaban una carpa informativa en la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB). La asociación joven constitucionalista «S’ha acabat» («Se ha acabado»), que se creó hace un par de meses en Cataluña, habilitó un estand en la plaza Cívica del complejo universitario de Bellaterra de la UAB para presentarse y exponer su defensa de la democracia, la pluralidad de ideas y la neutralidad de los espacios públicos.

Los organizadores de la agrupación ya intuían que colectivos independentistas universitarios prepararían una contramanifestación. Y, a la hora que empezaba el evento de «S’ha acabat», un centenar de jóvenes convocados por la Plataforma Antifascista de la UAB se concentró en la misma plaza. Primero, frente a ellos y luego, cercando la carpa informativa, les gritaron «No, no, no, nazis no» o «Fora feixistes de la universitat» («Fuera fascistas de la universidad»), como rememoraron luego a este periódico quienes lo vivieron en propias carnes.

Más allá del intento continuado de coacción a base de cánticos, el momento más tenso llegó cuando un joven independentista acabó estallando contra los miembros del colectivo constitucionalista. «Cogeremos las pistolas y os reventaremos la cabeza, hijos de puta», les espetó tras insultarlos y lamentar que «estoy cansado de no caer (en sus provocaciones), si están en la cárcel nuestros padres, nuestros familiares».

La grave amenaza de muerte y las reiteradas increpaciones, que fueron a cara descubierta y de las que existen unas imágenes que ayer se hicieron virales, fueron denunciadas ante los Mossos d’Esquadra y «S’ha acabat» también prevé presentar en los próximos días una querella. Además, la entidad exige al rectorado de la UAB que condene los hechos.

Limpieza de simbología

«La universidad no puede tolerar estas actitudes», se queja a ABC Josep Lago, presidente de «S’ha acabat». El joven lamenta que algunos colectivos radicales «consiguen silenciarte y que tu ideología no pueda estar en el espacio público». De hecho, una de las primeras acciones reivindicativas en la UAB, el pasado fin de semana, consistió en limpiar las pintadas indepes de las paredes del campus de Bellaterra para conseguir que vuelva a ser lo más neutral posible. Su hazaña se hizo pública anteayer en un vídeo colgado en redes sociales junto al hashtag #DamosLaCara.

«Estamos aquí para decir que los estudiantes hemos dicho basta. No permitiremos que los radicales ocupen los espacios de todos con mensajes que incitan al odio y la violencia», explicaba uno de sus miembros en la grabación. Ese día borraron, brocha en mano, una veintena de grafitis favorables al independentismo, así como decenas de lazos amarillos, y colgaron hojas en blanco con un único lema: «Espacio libre de ocio».

Los secesionistas, por cierto, volvieron a pintar ayer mismo las paredes del campus, con mensajes de «Aturem el feixisme» («Paremos el fascismo») o «Acabem amb S’ha acabat» («Acabemos con S’ha acabat»).

«El lado oscuro»

«No sabía que estabas en el lado oscuro, me ha dicho uno de mis compañeros de clase», relata a este periódico Julia Moreno, vicepresidenta de la agrupación, que también estaba presente en la plaza Cívica y que no entiende cómo se puede llegar a tales amenazas verbales como la de ayer entre colegas de clase. Tampoco cómo la universidad ha acabado estando tan politizada ni cómo la dirección no hace nada para garantizar un espacio neutral en el que puedan convivir todas las ideologías, ni mucho menos para frenar a colectivos que, sin taparse la cara y a plena luz del día, llenan el campus de mensajes cargados de odio realizados por grupos ultras. Todo ello, tolerado por el rectorado.

Para ella, lo peor es que la coacción que vivieron «acaba pasando y punto. Hay gente capaz de intimidarte por no pensar igual que ellos y no lo vemos como algo grave». Ante tal situación, remarca que «no podemos dar un paso atrás, no podemos cesar nuestra actividad porque si no lo hacemos nosotros nadie lo hará», considera.

La asociación, arropada ya por unos 95 jóvenes de varias facultades catalanas que se escindieron de la agrupación juvenil de Societat Civil Catalana, avisa que seguirá instalando su carpa a pesar de los hechos de ayer, los más graves que recuerdan contra su acción en los dos meses que llevan en marcha. «No puede haber sitios en los que existan líneas rojas. La batalla contra el independentismo se gana en la calle y allí es donde estaremos», sentencia Lago.