Antonio Basagoiti defiende en la ponencia que no tienen cabida en la Constitución «ni la amnistía ni la impunidad» a los presos de ETA - efe
congreso nacional de sevilla

El PP propondrá recuperar una única nación y afianzar la lucha contra la corrupción interna

La ponencia política que se expondrá en Sevilla, redactada entre otros por Antonio Basagoiti, pide definir las «competencias indelegables» del Estado y «garantizar la unidad de actuación exterior», además de endurecer el discurso del PP contra ETA

madrid Actualizado:

El Partido Popular considera que en España sólo existe una nación, la fundamentada en la Constitución de 1978, que define como una "nación de ciudadanos". Esa nación es la que pretende recuperar y fortalecer tras siete años y medio de mandato de José Luis Rodríguez Zapatero, en los que cree que se ha puesto en cuestión desde la tesis de que su concepto era discutido y discutible. Así consta en la ponencia política que el PP ha elaborado para el 17 Congreso Nacional que celebrará en Sevilla los días 17, 18 y 19 de febrero, de la que se ha dado a conocer un resumen. El texto ha sido redactado por el presidente del PP del País Vasco, Antonio Basagoiti; el presidente del PP de Castilla y León, JuanVicente Herrera; y el presidente del PP de Melilla, Juan José Imbroda. "En el PP reafirmamos que la Nación, sujeto máximo de la soberanía nacional, no es otra que la Nación en que se fundamenta la Constitución y que expresa la voluntad de los ciudadanos. Son los ciudadanos y sus derechos los protagonistas de la Constitución y, por ello, insistimos en la existencia de una Nación de ciudadanos sobre la que se construye nuestra convivencia", sostiene. La formación que lidera Mariano Rajoy critica la tesis de Zapatero de que el concepto de nación era "discutido y discutible" y marca entre las prioridades políticas del nuevo Gobierno la recuperación de la idea de Nación española. Además, reivindica que la Constitución marca un completo catálogode derechos individuales y sociales que deben ser protegidos por los poderes públicos. Como solución, plantea una leal colaboración entre el Estado y las Comunidades Autónomas que fortalezca la Nación española.

Reformas para reforzar la nación

El PP propone, sobre esa tesis, un conjunto de reformas "que aseguren y actualicen los valores del pacto constitucional". Entre ellas, destaca la idea de "fijar un núcleo básico de competencias indelegables por el Estado, así como la capacidad de las Cortes Generales para llevar a cabo reformas que requieren por su naturaleza un tratamiento común en el conjunto del Estado". También aboga por "asegurar la utilización de la lenguas oficiales en la enseñanza, garantizar la unidad de actuación exterior del Estado, actualizar el objeto y procedimiento de reforma de los Estatutos de Autonomía, y revitalizar la autonomía de las corporaciones locales .

El PP quiere acabar con el atasco que sufre el sistema judicial

El PP también quiere mejorar el sistema judicial para acabar con la "congestión de procedimientos, los retrasos, la producción legislativa deficiente con afectación de la seguridad jurídica y la dispersión e hipertrofia normativa . Aboga por reformar el sistema de elección de vocales del Consejo General del Poder Judicial e impedir la instrumentalización de la Fiscalía General del Estado. En cuanto al Tribunal Constitucional, el PP insiste en recuperar el recurso previo de inconstitucionalidad en la tramitación de reformas estatutarias y delimitar el ámbito de producción de resoluciones interpretativas.

Salir de la crisis

En plena crisis económica, el PP mantiene que la defensa de la economía de mercado y la libre empresa es compatible con la firme defensa de los sectores más débiles de nuestra sociedad, haciendo políticas sociales que hagan más justa la prosperidad. Afirma que el país necesita "un nuevo momento político" para "emprender una nueva etapa en la historia democrática de España a través de principios sólidos, de actuaciones concretas, de una voluntad firme y de una completa regeneración social . No se olvida de la corrupción y de otros problemas como "la gestión negligente, el derroche del dinero público o la creación de problemas políticos donde no existían". Por eso, reclama sanciones para que los dirigentes políticos sean conscientes del "plus de responsabilidad" que conlleva la gestión pública. En clave interna, el PP propone mayores controles internos en el partido a fin de evitar conductas personales poco éticas o que sólo persigan sus propios intereses y se muestra a favor de la regeneración de la vida pública.