Cae una banda que sustraía gasóleo en un oleoducto de Lérida

ABCBARCELONA. La Policía autonómica ha detenido a los dos presuntos responsables de una red delictiva dedicada a robar gasóleo para usarlo después en los vehículos de su propia empresa de transportes

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

ABC

BARCELONA. La Policía autonómica ha detenido a los dos presuntos responsables de una red delictiva dedicada a robar gasóleo para usarlo después en los vehículos de su propia empresa de transportes, situada en el polígono industrial Santiga-Provasa de Barberá del Vallés (Barcelona). La detención de José Luis D.B., de 47 años, y Clemente C.V., de 53, vecinos de Ripollet y Granollers, se produjo el jueves y es la culminación de una investigación iniciada a mediados de 2007 bajo el nombre de «Oro negro».

Las pesquisas despegaron con el arresto de dos vecinos de la comarca leridana de Urgell que se dedicaban a robar gasóleo de depósitos de camiones estacionados en las áreas de descanso de la autovía A-2, a su paso por esa provincia. Tras forzar el tapón de los depósitos, extraían el combustible y lo trasvasaban a otro vehículo con el que huían, no sin antes llevarse las tarjetas de pago de carburante de las cabinas de esos camiones. Con ellas compraban fraudulentamente más carburante. Los Mossos pudieron comprobar que estos dos detenidos vendían el gasóleo robado a un intermediario que lo transportaba a una empresa de Barberá del Vallés.

Meses más tarde, el 20 de octubre, otras dos personas que no tienen ningún vínculo con las anteriores fueron sorprendidas cuando extraían combustible del oleoducto Tarragona-Lérida-Zaragoza, propiedad de la empresa CLH, en el municipio leridano de Tarrés. Estas personas habían excavado en el suelo hasta llegar al oleoducto, que perforaban con una herramienta. Después trasvasaban el carburante a través de una manguera camuflada en superficie. Aunque no se sabe por el momento la cantidad total robada por la banda, CLH denunció que entre el 15 y 19 de octubre le habían sustraído 16.000 litros de gasóleo y 8.000 litros de combustible Jet.

Sorprendidas «in fraganti» en el oleoducto, los dos personas admitieron que llevaban el gasóleo robado a un polígono de Barberá, donde dejaban el vehículo con las llaves puestas. Cuando lo pasaban a recoger al día siguiente, los depósitos ya estaban vacíos.

Los Mossos han llegado finalmente hasta los dueños de la empresa. La operación sigue abierta, ya que se busca a los intermediarios de la operación.