La Guardia Civil atiende a inmigramtes tras desembarcar en patera en la isla de Cabrera
La Guardia Civil atiende a inmigramtes tras desembarcar en patera en la isla de Cabrera - Efe

Baleares recibe seis pateras en un día y supera las de todo 2018

Las autoridades hablan de «normalidad», pero han fletado dos aviones a Argelia en un mes

MadridActualizado:

La cifra de inmigrantes que llegan a España por vías irregulares está en la mitad que el año pasado por estas fechas, pero un análisis más allá de los grandes números revela que hay dos territorios –el archipiélago canario por un lado, y el balear por otro– que están, por el contrario, registrando un repunte en lo que respecta a este fenómeno.

En principio, el más preocupante de ellos sería el que afecta a las islas atlánticas, donde la interceptación de pateras ha crecido un 133% en relación a 2019, según datos del Ministerio del Interior, lo que podría sugerir un intento por reabrir esa ruta como trampolín a Europa ante las dificultades cada vez mayores que plantea superar los obstáculos de Marruecos.

En lo que afecta a las Baleares, esta semana las islas mediterráneas españolas han sido noticia en tanto que en solo 24 horas, el pasado miércoles, se detectaron en sus aguas hasta seis embarcaciones, un tráfico pocas veces visto, que elevan a 20 el número de pateras contabilizadas en el archipiélago desde el mes de junio. Más que en todo 2018, cuando se contaron 17 y muy cerca del récord de 2017, cuando se sumaron 23 embarcaciones con 277 detenidos a bordo, 25 de ellos menores de edad.

Sin alarma

En conversación con ABC, fuentes de la Delegación del Gobierno en Baleares rechazaron que exista ningún indicio de alarma en torno a estas cifras, que entienden dentro de la normalidad. En conjunto, a fecha de este viernes, el número de personas que habrían entrado en el archipiélago asciende a 239, en su absoluta mayoría argelinos, que en los últimos ejercicios convierten las semanas finales del verano y el inicio del otoño –mención especial a octubre– en la temporada alta de sus viajes ilegales rumbo a España, principalmente con el objeto de llegar luego por tierra a Francia y más en concreto, a Marsella.

Se trata de una inmigración que a menudo utiliza embarcaciones a motor, compradas de forma solidaria por sus ocupantes y capaces de llegar por sí mismas a las costas españolas, que unas veces son las de Levante en la Península y otras las Baleares. A diferencia de los subsaharianos, los procedentes de Argelia tratan de no ser filiados por la policía para evitar una prácticamente segura devolución a su país: la bilateralidad con Argel en este ámbito funciona muy bien y está documentado que individuos que han sido deportados por esta razón han vuelto a intentarlo sucesivas veces.

ABC
ABC

Para eludir a las fuerzas de seguridad, al tocar tierra, el principal objetivo de estas personas es pasar desapercibidas, para lo que cambian sus ropas mojadas de viaje por otras secas que traen en bolsas de plástico y se confunden entre la población. A partir de ahí, la labor policial cada vez que se halla una embarcación varada en el litoral es buscar y detener a quienes fueron sus ocupantes. De las seis embarcaciones contadas el pasado miércoles –cinco de las cuales llegaron por sus propios medios a Mallorca (1), Formentera (3) e Ibiza (1), en cuyas aguas Salvamento Marítimo socorrió a la sexta– hay 64 arrestados, según la Delegación del Gobierno. Otras fuentes elevan ese número a 77. Entre ellos se cuenta una mujer, primera que se detecta este año en las pateras baleares.

Devolución eficaz

La mayoría de estas personas salieron el viernes rumbo al Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) en la Península, en un vuelo charter, segundo que se fleta este mes a estos efectos. En esas dependencias esperarán su devolución a no ser que soliciten asilo, lo que ralentizará o interrumpirá el proceso de su salida de España.

En 2018 fueron internados en este tipo de centros 2.511 argelinos (el 31% de la población total de inmigrantes que pasó por ellos). No existen datos acerca de cuántas personas de esa nacionalidad fueron efectivamente enviadas de regreso a su país en el mismo periodo.