Aznar a Zapatero y Rajoy: Hay hay que mantener el Pacto anti-ETA porque las fisuras son un arma en manos del terror

Madrid. Agencias
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El jefe del Ejecutivo, José María Aznar, subrayó hoy que la política antiterrorista es una cuestión de Estado, y no de un Gobierno o de un partido político concreto. Ante numerosas víctimas del terrorismo, autoridades y los secretarios generales de PP y PSOE, Mariano Rajoy y José Luis Rodríguez Zapatero, respectivamente, el presidente defendió el ´Acuerdo por las Libertades´ que, a su juicio, se debe "mantener", porque "las fisuras" entre constitucionalistas suponen "un arma más en manos del terror". "Quienes sufren más directamente las amenazas de la banda terrorista, quienes han sufrido los crímenes en su propia carne o la de sus familiares saben que no hay otro final posible que la derrota de los totalitarios --avisó--, y ese es el espíritu y letra del Pacto por las Libertades y contra el terrorismo". Aznar, que entregó hoy en La Moncloa las medallas y placas al Mérito Constitucional, insistió también en la vigencia de la Carta Magna y en la "deuda" que toda la sociedad tiene con aquellos que han defendido sus ideas "frente al totalitarismo" de la banda terrorista ETA, "debilitada por la lucha de todos los que creen en la libertad". Derecho de expresión de las víctimasBajo su punto de vista, no puede ser "creíble" ninguna "postura"  contra el terrorismo si no parte del "respeto" a las víctimas y a su derecho a la libertad de expresión. "Hay quienes se sienten incómodos porque las víctimas expresen libremente su opinión, --argumentó--, quizá porque la voz de las víctimas sea una apelación a la falta de coraje de los que prefieren hablar de cualquier cosa menos de lo que está pasando aquí y ahora". El presidente animó a este colectivo a seguir haciendo público lo que piensan "con plena libertad", lo que no significa que sus opiniones sean "las únicas válidas". "Pero sin duda, se han ganado con más esfuerzo que nadie el derecho a exponer sus ideas", señaló. La Constitución y una nación únicaAznar recordó que se está conmemorando los XXV años de la Constitución, o, como dijo el Rey ante las Cortes, "el mayor éxito" de la historia contemporánea de los españoles, una norma que ha hecho posible un régimen político en el que "todos" caben y pueden "convivir". Según el presidente del Gobierno, los españoles cuentan ahora con un marco institucional "estable", gracias al cual han podido gobernar partidos diferentes y que ha sido capaz de acoger "todo el pluralismo y riqueza de una nación que es única". "Nuestra Constitución cerró cuatro consensos básicos: El régimen político, las libertades fundamentales, el equilibrio de poderes y la unidad nacional organizada en Comunidades autónomas --indicó--. A nuestra espalda hay una historia constitucional que no es envidiable. Durante casi doscientos años los españoles no fueron capaces de alcanzar los consensos elementales, y tuvieron que dedicar demasiados esfuerzos, demasiado tiempo, demasiada sangre a disputar en torno a ello". Dicho esto, afirmó que gracias al acuerdo alcanzado en 1978, España está en el grupo de las "grandes democracias del mundo". "Creo que está más que justificado defender la estabilidad constitucional: Es la que nos permite centrarnos en lo importante, en avanzar cada día", apostilló. "La defensa del marco constitucional es la defensa de nuestro proyecto como país", dijo. Entonces, Aznar se refirió a los galardonados en la mañana de hoy como las entidades y personas que "representan lo mejor del espíritu constitucional", porque "individual o colectivamente han salido en defensa de su derecho a sentirse españoles".

Entre los homenajeados hoy "por la nación española", el jefe del Ejecutivo destacó la ciudad de Cádiz como símbolo de la historia de España, dado que allí se aprobó la Carta Magna de 1812 y quedaron unidos "para siempre" los conceptos de "libertad, patria y Constitución", así como a la prensa y a instituciones como el ´Club Siglo XXI´ y ´El Sitio´ por su vinculación con el pluralismo y contraste de ideaxclusión y agresión que otros comparten. Pero mientras siga habiendo opresión tiene que seguir vivos, y seguirán vivos, la grandeza moral y el valor cívico de las personas que están hoy aquí", concluyó. En nombre de las víctimas pronunció unas palabras el presidente del Foro de Ermua, Vidal de Nicolás, quien aseguró que las víctimasseguirán esforzándose por defender la paz en una democracia que ha tenido "los más enconados enemigos en aquellos que quieren cambiar el encuentro solidario y la igualdad ante la ley de todos los españoles por la dispersión de nuestros esfuerzos en proyectos de mezquinas patrias divergentes y confusas". Zapatero, Rajoy y las víctimasTodos los galardonados con la medalla o la placa de honor al Mérito Constitucional fueron convocados hoy en el Salón de Tapices del Palacio de La Moncloa, a las 12: 30 de la mañana. Fueron llegando los más de 60 particulares homenajeados --o familiares que recogían los galardones ofrecidos a título póstumo-- y los representantes de las 17 asociaciones y organizaciones de víctimas del terrorismo, también reconocidas con esta distinción. Hicieron asimismo acto de presencia los responsables de las máximas instituciones del Estado, ministros como el de Interior y Justicia, presidentes de Comunidades como Valencia, Andalucía y la Ciudad Autónoma de Melilla y los secretarios generales de PP y PSOE, Mariano Rajoy y José Luis Rodríguez Zapatero. Ambos dirigentes políticos hicieron un ´alto´ en sus agendas pre-electorales para estar hoy con las víctimas, incluso compartieron conversación en los prolegómenos del acto con la presidenta del Congreso, Luisa Fernanda Rudi. Llegó el momento de sentarse y el protocolo situó a los dos candidatos a la Presidencia del Gobierno juntos, aunque Rajoy buscaba, algo despistado, su lugar: "A mi derecha, como es normal", bromeó Zapatero.  Los adversarios políticos posaron juntos para la prensa gráfica y fueron saludados por el presidente del Gobierno y el vicepresidente segundo, Javier Arenas, cuando llegaron al acto para dar comienzo al mismo. Rajoy y Rodríguez Zapatero compartieron comentarios a lo largo del homenaje y sonrisas, según podía observarse desde el espacio reservado a la prensa. Los homenajeados por su meritoria defensa de la Constitución fueron citados uno a uno, recibiendo los galardones, el saludo de presidente y el vicepresidente y el aplauso de todos los presentes. Especialmente ´cerradas´ fueron las ovaciones recibidas por los familiares que acudieron a recibir galardones para víctimas asesinadas por ETA. Además, se dio la circunstancia de que la concejala de San Sebastián, María San Gil, tuvo que salir tres veces a recoger medallas --la propia y las otorgadas a Olivia Bandrés y Martínez Gorriarán-- y el ex ministro Jaime Mayor Oreja, dos: Se encargó de recoger la suya, como miembro de la Fundación Para La Libertad, y la dedicada a Loyola de Palacio. Llegó el turno del ex secretario general del PSE, Nicolás Redondo Terreros, que recibió el galardón de manos del presidente, quien le propició un caluroso saludo. Una vez recogida la medalla, RedondoTerreros se dirigió inmediatamente a las primeras filas para saludar a su secretario general, José Luis Rodríguez Zapatero y, a continuación, a Mariano Rajoy. El gesto fue imitado por otros socialistas como el alcalde de Ermua, Carlos Totorika, o la alcaldesa de Lasarte, Ana Urchuegía, que tras recibir el galardón se fueron a abrazar a su jefe de filas.