Aznar será hoy el segundo español, tras el Rey, en hablar al Congreso de EE.UU.

El jefe del Ejecutivo realizará ante el plenario de las dos Cámaras norteamericanas una defensa del vínculo trasatlántico y de la cooperación contra el terrorismo

LUIS AYLLÓN
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

WASHINGTON. El 6 de febrero de 1976, Su Majestad el Rey fue recibido en el Capitolio estadounidense. Congresistas y senadores norteamericanos tuvieron entonces la oportunidad de escuchar de boca de Don Juan Carlos los proyectos en los que los españoles se afanaban para construir un país en democracia. Desde entonces, las relaciones entre España y Estados Unidos no han hecho más que crecer en todos los campos y, con las naturales ondulaciones derivadas de la presencia de unos determinados gobernantes en uno y otro país, han terminado por situarse en un nivel muy distinto al de entonces. Hoy, la sintonía entre George Bush y José María Aznar ha propiciado una alianza que, sin duda, influye en el hecho de que el presidente del Gobierno vaya a ser el segundo español que pronuncie un discurso en una sesión conjunta de las dos cámaras del Congreso estadounidense.

Aznar llegó anoche a Washington, acompañado de su esposa, Ana Botella, y de la ministra de Asuntos Exteriores, Ana Palacio. También estaba previsto que acudiera a la cita la presidenta del Congreso, Luisa Fernanda Rudi,en representación de las Cortes españolas, pero al final sus obligaciones en España lo han impedido.

El último, Tony Blair

La intervención del jefe del Ejecutivo ante los miembros de la Cámara de Representantes y los del Senado responde a una invitación que le fue formulada a finales de julio del pasado año por el presidente de la primera de esas cámaras, Dennis Hastert, durante una visita que realizó a España. Sin duda, la firmeza en la actitud de respaldo a Bush en el conflicto iraquí, mantenida por Aznar desde el primer momento, influyó en la disposición de los parlamentarios estadounidenses a escucharle en una sesión conjunta que sólo se reúne en un par de ocasiones al año: una para oír al presidente de EE.UU. y la otra para recibir a una personalidad extranjera, sobre todo jefes de Estado y con menos frecuencia jefes de Gobierno. Aznar hará el número 93 de la lista de homenajeados extranjeros por el Congreso en su historia. El último que habló en una sesión conjunta, el 17 de julio de 2003, fue el primer ministro británico, Tony Blair.

Lo más probable es que Aznar encuentre un clima favorable en su intervención, aun cuando desde el momento en que se produjo la invitación a hablar, la situación en Irak ha experimentado cambios y la cercanía de las presidenciales en EE.UU. están haciendo que surjan cada vez más voces críticas entre los congresistas a la actuación de la Administración Bush, especialmente en lo que se refiere a la falta de pruebas sobre las armas de destrucción masiva en el país árabe. En cualquier caso, Aznar centrará previsiblemente su discurso en la necesidad de reforzar el vínculo trasatlántico y mejorar las relaciones entre la UE y EE.UU. y, sobre todo, en la conveniencia de mejorar la cooperación internacional contra el terrorismo, para lo cual ha propuesto dotar de mayor medios y capacidades al Comité Antiterrorista del Consejo de Seguridad de la ONU, que España preside actualmente.

En principio, según fuentes de La Moncloa, no está previsto que, en este viaje, el quince de los que hace Aznar como presidente del Gobierno a EE.UU., haya algún contacto con Bush, a quien visitó oficialmente el pasado día 14 en la Casa Blanca para despedirse de manera formal, pero no se descarta la presencia en el Congreso de algún representante del Gobierno, como el vicepresidente, Dick Cheney.