Aznar durante su intervención en el acto de proclamación de Fraga. Luis Cobas

Aznar pide a Zapatero y al PSOE que hagan alguna propuesta que «no sea un disparate»

José María Aznar auguró ayer que al PP le tocará seguir gobernando durante muchos años «con una sólida mayoría» por ser los únicos que tienen un proyecto y la ambición para afrontar los retos de España. Tras pedir al PSOE que alguna vez haga una propuesta «que no sea un disparate», apuntó que a José Luis Rodríguez Zapatero le dicen «desde algunos sitios» lo que tiene que hacer «y así le va».

SANTIAGO DE COMPOSTELA. C. de la Hoz
Actualizado:

Aznar acudió a Santiago de Compostela al acto de proclamación de Manuel Fraga como candidato a la Xunta de Galicia por cuarta vez.Aprovechando el multitudinario auditorio que se reunió en el Palacio de Congresos y Exposiciones de la ciudad, reiteró algunos de sus últimos argumentos, entre ellos, el que el PP tiene un proyecto para los próximos diez años en parte, justificó, obligado por las circunstancias.

Así, dijo que «a nosotros hoy nos toca gobernar y nos va a seguir tocando apoyados por una sólida mayoría» porque sólo el PP «va a poder dar ese salto que necesita España y porque tenemos un proyecto y nos echamos a la espalda los problemas y ambiciones del país sin demagogia». En los próximos años, «nos lo jugamos todo los españoles y todos tenemos que arrimar el hombro».

APOYO DE IBARRA Y BONO

Advirtió en este sentido que no está dispuesto «a dejar de hacer nada que se debe hacer ni a perder una oportunidad y esto se llama gobernar y afrontar los problemas». A continuación, recordó iniciativas como la reforma de la Ley de Extranjería, el Plan Hidrológico, las Humanidades o la Estabilidad Presupuestaria para recordar que «sólo el PP ha tenido la determinación y el coraje» de afrontar estas cuestiones. En este sentido, agradeció el apoyo de las Juntas de Castilla-La Mancha y Extremadura, en manos del PSOE, al Plan Hidrológico por entender que «no hablamos de un proyecto de partido sino de una necesidad vital».

Respecto a los proyectos de futuro, informó que el próximo viernes se remitirá a las Cortes dicho Plan, así como que se afrontará en breve la reforma de la educación y de la Justicia -tanto en lo que afecta a los «diseños legales» como a su administración- y el nuevo modelo de financiación autonómica, dejando para el año que viene la local.

Frente a este paquete de medidas, exhortó al primer partido de la oposición a que «alguna vez se le ocurra alguna propuesta que no sea un disparate» y que deje de decir que «no» a todo. «¿Qué ponen encima de la mesa?» se preguntó para responder a continuación que «nada, no hay nada que poner. Todos los días se reclama diálogo pero no ponen nada sobre la mesa».

UN BILLÓN DE PESETAS

El jefe del Ejecutivo, que pasó al contraataque en la misma línea que durante su mitin en el Congreso de Nuevas Generaciones. pidió calma y tranquilidad y, dirigiéndose de nuevo al PSOE, indicó que «lecciones, las justas».

Se refirió también a los costes de la sentencia de la Audiencia Nacional sobre los funcionarios, para recordar que saldría cara a todos los españoles y no sólo al Ejecutivo porque el Gobierno «no tiene un cajón con un billón de pesetas» para hacerla frente. En respuesta al PSOE, le pidió que «diga lo cara le va a salir la sentencia a todos, empezando por el que ha dicho la tontería de qué cara le va a salir la sentencia al Gobierno, porque ese también iba a pagar como todos los contribuyentes».

En definitiva, a juicio de Aznar, existen líderes políticos a los que, «desde algunos sitios, todos los días, les dicen lo que tienen que hacer y así se la ido, así les va y así les va a seguir llendo» para colegir que es una mala política tirar «contra todo lo que se mueve».

7 DE OCTUBRE

Tampoco olvidó refererirse a la política gallega y a su candidato, Manuel Fraga, en unas elecciones que pueden ser el 7 de octubre. Convencido como está de que Fraga revalidará por cuarta vez su mayoría absoluta, dijo que el futuro de esta Comunidad no pasa por el «extremismo nacionalista» que, a su juicio, representa el BNG, ni por los que «pactan con los amigos de Estella», en referencia al PSdeG, e invitó a huir de la «aventura de la autodeterminación».

La intervención de Aznar estuvo precedida, entre otras, por las del vicepresidente primero, el gallego Mariano Rajoy, y por las del secretario general del PP, Javier Arenas, dentro de la amplia representación de dirigentes del partido que acudieron al acto. También se desplazó hasta Santiago la vicepresidenta de la Comisión Europea, Loyola de Palacio.

Rajoy denunció la «ausencia de alternativa» aunque pidió a la oposición que «arrime el hombro» para afrontar la crisis de las vacas locas, asunto con el que «no se puede jugar». Por su parte, Arenas reiteró que el PSOE «carece de visión y de sentido de Estado y está ayuno de principios. Tengo serias dudas de que quiera gobernar».