La ausencia de los regionalistas cede la tarta riojana a PP y PSOE

Los populares exhiben las mejores en infraestructuras; los socialistas critican el alto coste de la vivienda. Ambos coinciden en la defensa de la unidad de España

ROBERTO MURO
Actualizado:

LOGROÑO. Escasa renovación en las cabezas de lista al Congreso y Senado. Repiten históricos de la política riojana, como José Luis Bermejo, que encabeza la candidatura del PP al Congreso; Ángel Martínez Sanjuán, que hace lo propio en el PSOE, o José Ignacio Pérez, que bajo las filas de esta última fuerza acude como candidato al Senado. Quizá la única cara nueva, y a medias, es la de Paloma Corres, diputada nacional en esta legislatura y que concurre a un puesto de senadora.

En el resto de las candidaturas sí se deja ver algún rostro nuevo, como el del hasta ahora director general de Salud, Félix Vadillo, la ex portavoz del grupo parlamentario socialista, María Victoria de Pablo, o la concejal del Ayuntamiento de Logroño, Concepción Gamarra.

Agonizante IU

Así las cosas, y como viene siendo habitual en La Rioja, PP y PSOE parece que se repartirán la tarta de las generales. Más aún cuando IU agoniza en el panorama político autonómico y los regionalistas del Partido Riojano no concurren a los comicios ante la escasez de liquidez económica (o ésa es, al menos, la versión ofrecida por el presidente de la formación, Miguel González de Legarra). El caso es que los populares parten con cierta ventaja si se tiene en cuenta que desde 1989 han salido victoriosos en La Rioja en todas las generales. Victoriosos en número de votos, si bien los cuatro parlamentarios nacionales y los cuatro senadores que aporta esta Comunidad autónoma se han venido repartiendo al cincuenta por ciento entre PP y PSOE.

Algo que cambió sustancialmente en los últimos comicios de 2000, cuando contra todo pronóstico los populares consiguieron introducir tres diputados y otros tantos senadores. El presidente del Ejecutivo riojano y del PP de La Rioja, Pedro Sanz, aseguraba hace algunos días, sabedor de la dificultad de repetir los resultados del 2000, que se conformaba con introducir en Madrid cinco representantes. Eso sí, «repetir con los seis sería la perfección».

Desde el PSOE quizá los objetivos se concretan menos, aunque no por ello son menos ambiciosos. El fin expresado por el secretario general de los socialistas riojanos, Francisco Martínez-Aldama, es contribuir a una respuesta mayoritaria en la urnas. Para ello, el PSR debería recuperar el parlamentario nacional perdido en 2000 y devolver de nuevo el empate en representantes a la región.

Con todo, la batalla política ha adquirido varios frentes. Por un lado, el debate nacional sobre la cohesión española se ha trasladado con fuerza a La Rioja. Polémicas políticas como la que tiene lugar en Cataluña están muy presentes entre los candidatos populares. Pedro Sanz ha llegado a decir que «el PSOE está al borde de un ataque de nervios». Pero, sobre todo, los populares profundizan en el avance de las infraestructuras, con inversiones procedentes de la Administración central.

La unidad de España

Cuatro de los principales candidatos de PP y PSOE llevan muchos, muchos años en esto de la política. José Luis Bermejo, José Ignacio Pérez y Ángel Martínez Sanjuán son históricos en la política riojana. Y todos ellos se pronuncian como defensores a ultranza de la Constitución.

Pedro Sanz denomina a Martínez Sanjuán el «eterno» y lo califica de «viejo en política». Algo que por cuestión de años en política bien puede trasladarse a José Ignacio Pérez, pero también a José Luis Bermejo.