Auge y caída del fichaje estrella de Feijóo

J. L. JIMÉNEZ | SANTIAGO
Actualizado:

La fulgurante carrera en política del financiero Luis Carrera Pásaro ha terminado antes de siquiera comenzar. Elegido personalmente por Alberto Núñez Feijóo contra el criterio del barón orensano José Luis Baltar para encabezar la candidatura por esa provincia, ha tenido que ser el propio líder quien lo apartara de las listas de su partido, tras verse obligado a reconocer que no declaró a Hacienda el pago de un cliente -subsanado a día de hoy, según matizó-, realizado a través de un banco en las Islas Caimán.

Feijóo pierde así a uno de los llamados a ser «hombres fuertes» de su equipo económico, si bien Carrera venía a reforzar el tándem que ya componían otros nombres como Pedro Puy o Pedro Arias.

La caída de Carrera Pásaro se propicia desde los ambientes empresariales vigueses, donde ha venido desempeñando su labor de consultor financiero en los últimos años, dada su larga experiencia en banca, primero como director de Caixaourense y posteriormente como alto ejecutivo de la refundida Caixanova.

Enemistades empresariales nacidas tras su paso por la constructora naval Rodman hacen que se filtre a Elena Espinosa, vinculada durante años al tejido empresarial vigués antes de ser ministra del primer gobierno de Zapatero. El PSOE elaboró un dossier sobre Carrera que tenía guardado para la campaña, pero las denuncias de despilfarro reveladas por ABC precipitaron su utilización a través de diversos medios de comunicación.

Anticipándose a una noticia que podía dinamitar su resultado el 1-M, Feijóo no lo dudó dos veces y tras comunicárselo al propio Carrera y su círculo más próximo de colaboradores, anunció su expulsión de la candidatura orensana.

Mientras que el PP saca pecho por la actitud de su líder y se felicita de que esto haya saltado ahora y no en mitad de la campaña, PSOE y BNG buscan sacar réditos de este «error» asumido por el propio Alberto Núñez Feijóo. Los nacionalistas acusan al dirigente popular y su equipo de «no ser de fiar», mientras los socialistas agitan el caso insinuando que hay más detrás de ese «olvido» de Carrera con Hacienda.