Portal del piso en el que se encontró el cadáver en la maleta - ABC

El «asesino de la maleta» contactó con su víctima por redes sociales

La Policía baraja el móvil sexual en la muerte del madrileño de 46 años

ZaragozaActualizado:

Un guatemalteco de 26 años ha sido detenido en España acusado de matar a un hombre en Zaragoza y haber guardado su cuerpo dentro de una maleta, desnudo, durante días y en el mismo piso en el que vivía el presunto asesino. El acusado es un joven que llegó a España hace unos meses, tras marcharse de Guatemala. Se fue de su país tras ser procesado por otro macabro asesinato ocurrido el 27 de marzo de 2015.

El joven se llama Witmar B. N., y desde hace un tiempo vivía en un discreto piso del zaragozano barrio Oliver. Había alquilado la vivienda y subarrendaba por horas algunas habitaciones. Según la investigación policial, en ese piso quedó con J. M. V., un vecino de Madrid de 48 años cuya desaparición fue denunciada hace más de una semana. Al parecer, el asesino contactó con él a través de redes sociales.

El cadáver estuvo oculto durante días, hasta que el joven Witmar llamó a la Policía. Dijo que se había encontrado el cuerpo al abrir la maleta que se había dejado en el piso otra persona, a la que había echado de la vivienda tras haberle subarrendado una habitación. A los investigadores no les cuadró la versión y sospecharon del joven que les había llamado. Lo detuvieron el sábado, el mismo día llamó a la Policía para dar cuenta del cadáver.

Los investigadores creen que el joven guatemalteco se había preparado esa versión como coartada, para presentar el hallazgo del cadáver como algo casual y sorpresivo. Pero las pruebas recopiladas por los agentes de Homicidios y de la Policía Científica apuntan de lleno contra el joven Witmar.

Fuentes relacionadas con el caso han indicado a ABC que en el piso había restos de sangre y evidencias de que el crimen se cometió allí mismo. Y también indicios que apuntan a que hubo trasfondo sexual.

Mutilación genital

El hombre, muy corpulento, fue asesinado de un fuerte golpe en la base del cráneo. Al compararlo con el crimen por el que el mismo joven ha sido procesado en Guatemala se ha comprobado que aquel otro asesinato, ocurrido hace tres años y medio, presentaba una gran similitud: la víctima también murió a causa de un letal golpe en el cráneo y por la espalda.

En aquella ocasión, al cadáver le seccionaron el pene y se lo colocaron en la boca. Witmar B. N., que por entonces apenas tenía 24 años, fue acusado de ese crimen junto a su padre. Ambos salieron absueltos, pero la Fiscalía ha mantenido las acusaciones, recurrió y quiere que se enjuicie de nuevo aquel crimen. Estas acciones de la Fiscalía guatemalteca coincidieron en el tiempo con la decisión del joven Witmar de marcharse de su país a principios de este año, poner rumbo a España y afincarse en Zaragoza.