Mas cree que «Rajoy no es Aznar» y no llevará al límite la tensión con Cataluña
Reunión, el pasado miércoles en Moncloa, del presidente de la Generalitat y el del Gobierno central - efe

Mas cree que «Rajoy no es Aznar» y no llevará al límite la tensión con Cataluña

El presidente de la Generalitat presentó en la noche del jueves al Rey el plan de ajustes catalán. Sigue viendo dificultades en sacar adelante el pacto fiscal

barcelona Actualizado:

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, presentó este jueves por la noche en un encuentro privado al Rey Juan Carlos el plan de ajustes que Catalunya ha llevado a cabo y las iniciativas que quiere emprender en este ámbito este 2012, así como la reivindicación del pacto fiscal, en una audiencia en La Zarzuela, han confirmado fuentes de la Generalitat. Durante alrededor de una hora abordaron la situación económica catalana, española y europea, en un encuentro que tuvo lugar un día después de que el presidente de la Generalitat se reuniera con el del Gobierno, Mariano Rajoy, en La Moncloa. Mas también trasladó al Rey el estado de las relaciones entre los gobiernos central y catalán, y por la mañana almorzó con un grupo de corresponsales extranjeros. Según ha dicho este viernes Mas, tiene la percepción de que Mariano Rajoy no es como José María Aznar,lo que podría suponer una menor confrontación con Cataluña, si bien ha admitido que su reivindicación del pacto fiscal no tiene "muchas posibilidades" de ser aceptada en Madrid.

Dos días después de su reunión con Rajoy en el Palacio de la Moncloa, Mas ha manifestado en declaraciones a Catalunya Ràdio su esperanza de que la legislatura que acaba de empezar en España no se parecerá a los últimos cuatro años de gobierno de José María Aznar, entre 2000 y 2004, en los que se agrietó la relación entre CiU y PP.

Mas, que a las puertas de la emisora se ha topado con una protesta de un grupo de Mossos d'Esquadra, quienes desde la calle han hecho sonar sus bocinas durante toda la entrevista, ha dejado claro que piensa oponerse, por ejemplo, a un hipotético trasvase del Ebro si el Gobierno lo vuelve a poner sobre la mesa.