La Armada bautiza a su fragata más moderna como Cristóbal Colón

S. E. | MADRID
Actualizado:

El nombre marca a las personas que lo reciben y quién sabe si también diferenciará al último buque de guerra adquirido por la Armada española que tendrá nombre de conquistador: Cristobal Colón. La fragata F105 será la nave más moderna y avanzada con la que contará la flota española cuando entre en servicio en el año 2012, una vez finalizada su construcción en en los astilleros de Ferrol-Fene, a cargo de Navantia.

La decisión de registrar el barco con este apelativo fue aprobada el pasado 30 de julio por la ministra de Defensa, Carme Chacón, a propuesta del jefe de Estado Mayor de la Armada (AJEMA), almirante general Manuel Rebollo García, en una orden ministerial publicada ayer por el Boletín Oficial de Defensa.

Con esta decisión la Armada vuelve a conceder el nombre de un ilustre navegante a uno de los buques que constituyen su primera línea de defensa y ataque, la clase F100, inaugurada por la fragata «Álvaro de Bazán», en honor al almirante que derrotó en aguas de Galicia a la Armada francesa, conquistó la isla de La Gomera y fue protagonista en la Batalla de Lepanto en 1571.

Esta serie de barcos «conquistadores» está integrada por las fragatas «Almirante Juan de Borbón» (F102), en recuerdo del padre del Rey Don Juan Carlos, la «Blas de Lezo» (F103), como homenaje al almirante vasco que derrotó en 1741 a la flota inglesa liderada por el almirante Vernon durante el Sitio de Cartagena de Indias, y la «Méndez Núnez», en honor al marino que dirigió la escuadra española en la Batalla del Pacífico al mando de la fragata blindada Numancia.

Definidas por altos mandos de la Armada como «inigualables» en su categoría al conjugar altas prestaciones y un sistema de combate de máximas garantías en un tamaño sensiblemente reducido en comparación con los destructores de la marina estadounidense, las fragatas F100 destacan por su sistema radar capaz de controlar movimientos de aeronaves en un radio de 600 kilómetros.