EFEEl pesquero marroquí permanece retenido en Arrecife de Lanzarote

La Armada apresa un pesquero marroquí en Canarias por faenar ilegalmente

La embarcación, que llevaba a diecinueve tripulantes, está retenido en Arrecife en espera de que el patrón abone la fianza que le impondrá la Administración

Actualizado:

ARRECIFE (LANZAROTE). El pesquero marroquí «Arbayane II» fue apresado ayer por una patrullera de la Armada española por faenar ilegalmente en aguas de nuestro país. El barco está retenido en el puerto de Los Mármoles, en Arrecife de Lanzarote, en espera de que el patrón abone la fianza que le imponga el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, tras lo cual podrá abandonar Lanzarote. Se da la circunstancia de que acaba de cumplise un año de la retirada del embajador de Marruecos en España.

El «Arbayane II» fue interceptado hacia las nueve menos cuarto de la mañana cuando faenaba ilegalmente en aguas españolas, a 37 millas al norte de Lanzarote, con un sistema de arrastre y redes prohibidos. El Cuartel General de la Armada aseguró que el pesquero «carecía de la autorización para faenar en estas aguas, consideradas Zona Económica Exclusiva Española». Explicó que el patrullero «Arnomendi» inspeccionó el pesquero y tras comprobar que carecía de autorización, fue llevado a Arrecife. El barco pertenece a la empresa mixta de armadores de Casablanca y Huelva Arba Pesa S.A., cuyo socio español es Miguel López Andreu, y que, según los registros comunitarios pesqueros, figura matriculado en Tánger. A bordo del pesquero viajaban diecinueve personas, tres de ellas españolas, incluido el patrón, natural de Lepe (Huelva), y el resto marroquíes.

José Manuel Flores, patrón de la embarcación, afirmó que junto al «Arbayanne II» se encontraban faenando otros dos pesqueros de bandera marroquí, con entre quince y veinte tripulantes a bordo cada uno, que no fueron detenidos por la Armada. «Le pregunté al comandante (de la patrullera) por qué no detenía a los otros pesqueros marroquíes que faenaban cerca del mío y dijo que sólo se podía llevar a un barco y me tocaba a mí», manifestó el patrón del «Arbayane II». «Creíamos que estábamos faenando en aguas marroquíes», donde tradicionalmente han pescado los barcos de las empresas mixtas, aseguró el patrón.

Flores explicó que en la bodega del barco había unos 4.500 kilos de pescado, gambas y brillante que, según afirmó, capturaron en aguas marroquíes, donde habían estado faenando el domingo. Asimismo, dijo que mientras a los tripulantes marroquíes no se les permite abandonar el pesquero, los españoles pueden transitar libremente. El ministro de Agricultura y Pesca, Miguel Arias Cañete, enmarcó el caso «dentro de la normalidad y el cumplimiento de la legislación vigente». Fuentes de la OID señalaron que este asunto se considera consular, dado que se trata de un hecho ilícito cometido por un particular y no por un Estado. Agregaron que el patrón será sancionado y tendrá que abonar una multa por faenar en aguas españolas y por utilizar artes de pesca prohibidas.