La apertura del puente entre España y Portugal, pendiente de unos flecos

Actualizado:

JOSÉ MANUEL BRAZO MENA

HUELVA. Portugal y España estarán más cerca pronto. Y es que, aunque no hay ningun fecha concreta para la inauguración, las obras del puente que unirá España y Portugal sobre la ribera del río Chanza, que actúa como frontera natural entre los dos países vecinos a través de la localidad de Paymogo y el núcleo de San Marcos, en el término municipal de Serpa (Portugal), se encuentran prácticamente terminadas, por lo que su apertura estaría condicionada a los trabajos de remate final.

Con su puesta en funcionamiento, en fecha no definida aún por la Consejería de Obras Públicas de la Junta de Andalucia se convertirá en la cuarta conexión ubicada en la provincia de Huelva, después de las de Ayamonte, Rosal de la Frontera y El Granado.

El viaducto de Paymogo, que ha contado con un presupuesto de 2,2 millones de euros, consta de una singular estructura construida in situ para la citada obra y formada por un tablero continuo de hormigón pretensado de un total de 149 metros de longitud.

Dicho tablero se apoya en cuatro pilas, de las cuales, las intermedias del vano central están inclinadas a 35 grados y se sitúan en el cauce principal del río Chanza, mientras que las otras dos pilas son verticales.

Adaptar las carreteras

Para completar la unión con las redes de carreteras de ambos países, tanto en España como en Portugal se han acometido ya varias obras de nuevas infraestructuras que eran necesarias para un proyecto de tal envergadura.

De esta manera que la carretera portuguesa, promovida por la Cámara Municipal de Serpa, está casi finalizada del todo. Mientras que la nueva calzada que une la localidad de Paymogo con la frontera con el país vecino, de una longitud de al menos 7,7 kilómetros, ha sido construida por la Diputación Provincial de Huelva.