José Villarejo, en una imagen de archivo
José Villarejo, en una imagen de archivo - EFE

Un antiguo socio de Villarejo arremete contra el comisario jubilado y le llama «mentiroso y canalla»

La acusación popular de Podemos solicita una vista para pedir prisión contra el comisario García Castaño

MadridActualizado:

Con el foco de la Justicia sobre sus hombros, el comisario Enrique García Castaño ha verbalizado este viernes su enfrentamiento con el comisario jubilado José Villarejo. Antiguos socios y supuestos codirigentes del «consorcio criminal» que construyó Villarejo -en palabras de la Fiscalía Anticorrupción-, García Castaño se ha soltado y ha llamado «mentiroso y canalla» a Villarejo, en declaraciones a los periodistas a la salida de la Audiencia Nacional, tras declarar por el espionaje a Bárcenas.

García Castaño, conocido como «el Gordo» o «Big», ha vuelto a negar la ilegalidad de la llamada operación Kitchen, y ha manifestado que él siempre siguió las órdenes de sus superiores. El imputado ha señalado en concreto al antiguo número dos de la Policía Nacional Eugenio Pino, cuya comparecencia por el caso del espionaje al extesorero del Partido Popular está pendiente. El Gordo ha asegurado que todo lo que hizo fue legal y ha puesto el foco en la alarma social que en aquellos años generó el caso Bárcenas. Según el comisario, el plan que sufragó con fondos reservados el Ministerio del Interior buscaba controlar fondos y testaferros de antiguo político popular, cuya documentación condujo a la causa de la caja B.

En la operación Kitchen, investigada por la Audiencia Nacional, la red de Villarejo supuestamente sustrajo documentos a Bárcenas con la intención de torpedear las investigaciones judiciales contra el PP, una maniobra sufragada con fondos reservados del Ministerio del Interior. Este departamento ha reconocido en la actualidad que la operación se llevó a cabo, pero sus antiguos responsables no han admitido las supuestas ilegalidades. Los hechos tuvieron lugar entre 2013 y 2015, cuando Jorge Fernández Díaz, del Partido Popular, era el ministro del Interior, en la etapa de Mariano Rajoy al frente del Gobierno.

En la comparecencia de García Castaño, la acusación popular que ejerce Podemos ha solicitado que se celebre una vistilla para solicitar la prisión provisional contra él, una medida cautelar que permite encarcelar a una persona que no ha sido juzgada para evitar que se fugue o destruya pruebas de la investigación. El juez del caso, el magistrado Manuel García Castellón, no ha aceptado la celebración de la vista porque ha suspendido la declaración de El Gordo por las piezas Iron y Land del caso Villarejo, dos ramas de la investigación que no están secretas y en cuyas declaraciones iba a participar Podemos. Para estas declaraciones tampoco hay fecha todavía en una causa con muchas comparecencias pendientes.

La acusación popular de Podemos considera que el cuadro de indicios completo que dibujan todas las piezas del caso Villarejo contra García Castaño justifica la medida de la prisión preventiva, y entiende que hay que ir más allá de su implicación concreta en las piezas Land y Iron. Villarejo —cuyas grabaciones a personajes públicos poderosos han marcado la agenda política— está encarcelado por dirigir un entramado para enriquecerse ilegalmente a través de encargos y coacciones; empleó para ello información a la que accedía gracias a su condición policial y a la que le facilitaban numerosos colaboradores. Con ella elaboraba sus famosos proyectos o informes que ya han bautizado casi una decena de piezas judiciales (King, Iron, Land, Carol, Kitchen...) de una causa que dará mucho que hablar.