Angustiosa e infructuosa búsqueda de una patera con doce inmigrantes
Efectivos de Cruz Roja y Guardia Civil, con los últimos inmigrantes ilegales llegados, anteayer, a las costas de Motril | EFE

Angustiosa e infructuosa búsqueda de una patera con doce inmigrantes

S. N. | CARTAGENA
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El 112 recibió hacia las dos de la madrugada de ayer una angustiada llamada. Un hombre, que hablaba en árabe, alertaba desde un teléfono móvil, y desde alta mar, de la situación precaria, «completamente extraviados», según algunas versiones, en la que se encontraban los 12 ocupantes de una patera. Por lo datos facilitados, la embarcación provenía de algún punto de la costa argelina y se encontraba a unos 20 kilómetros de las costas murcianas.

De inmediato y pese a la oscuridad, el avión «Sasemar 101» de Salvamento Marítimo, la lancha rápida «Mimosa» y el buque Clara Campoamor» se lanzaron a la desesperada búsqueda de esta patera.

GPS sin batería

Fuentes del 112 precisaron que a las 2.12 horas recibieron una llamada de una persona que hablaba en árabe, por lo que necesitaron de la colaboración de un traductor. La persona que realizó el aviso, presumiblemente el patrón de la embarcación, solicitaba ayuda porque, según relató, se encontraban a 20 kilómetros de la costa de Cartagena, pero a su GPS, «con las coordenadas del lugar al que se tenía que dirigir» se le había acabado la batería, y no era capaz de atinar con el rumbo correcto hacia tierra. Además, comentó que algunos de los inmigrantes se encontraban enfermos. Por los datos facilitados muy probablemente sufrían episodios de hipotermia.

El aviso de alerta fue transmitido a la Guardia Civil y al Servicio de Salvamento Marítimo. Además de la llamada citada, el 112 recibió otras varias comunicaciones de familiares de los inmigrantes que viajaban en la patera que residen en la Región de Murcia y que, al haber sido contactados por sus parientes, también pedían ayuda para rescatar esta embarcación. Igualmente, el Servicio de salvacostas argelino se puso en contacto con Salvamento Marítimo para alertar de la llegada de la embarcación, que, sin embargo, no pudo ser localizada en ningún momento.

La búsqueda fue tan intensa como infructuosa. La barcaza fue invisible para los servicios de salvamento marítimo. Cuando la noche obligó a todos los efectivos a regresar a puerto, se especulaba con la posibilidad de que el patrón de la embarcación se hubiera desviado de su objetivo que era Cartagena y hubiera derivado hacia alta mar en lugar de aproximarse a tierra. Otras posibilidades eran que la patera se hubiera hundido o incluso que hubiera alcanzado tierra burlando la presencia de los efectivos de emergencia, aunque parece muy poco probable.

Por otra parte, el domingo, el Centro de Control de Operaciones de la Guardia Civil avistó a media mañana otra patera en la playa de las Chapas (Aguilas) con un total de 14 inmigrantes, según informaron fuentes de la Delegación del Gobierno. A lo largo del fin de semana, otros 42 ocupantes llegaron a bordo de una barcaza en la noche del viernes, y a primera hora del domingo fueron interceptados otros 28 inmigrantes más, entre todos ellos habría seis menores de edad.

Por otra parte, una patera con 36 inmigrantes subsaharianos, todos ellos varones y mayores de edad, llegó en la madrugada del domingo al lunes a Motril tras ser interceptada a 26 millas de la costa por el Servicio Marítimo de la Guardia Civil y Salvamento Marítimo. Se trata de la segunda patera que arribaba en sólo 24 horas a la localidad granadina.