Un anciano mata a su esposa para que dejara de sufrir y luego se suicida

ABC
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

GRANADA. Encarnación Sánchez, de 80 años, murió ayer en Pinos Puente (Granada) tras recibir un disparo en la frente efectuado supuestamente por su esposo, Diego Recio, de 81, quien tras cometer el crimen, se descerrajó un tiro en la boca que le causó la muerte horas después. Según diferentes fuentes, el anciano habría acabado con la vida de su mujer para poner fin a su sufrimiento causado por la enfermedad de Alzheimer que padecía y que la tenía postrada desde hace años en una cama.

Fue uno de los cinco hijos del matrimonio el que descubrió el crimen. Diego Recio se encontraba a la entrada de la vivienda «agonizante», mientras que su esposa yacía muerta en su cama con un disparo en la frente. El supuesto parricida, que utilizó una carabina, tenía licencia de armas porque era aficionado al tiro olímpico.