«Ambiciones» contra el terror islamista

J. A. | MADRID
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Ante una gran expectación, sobre todo de la prensa del corazón, la madre del torero Jesulín de Ubrique, Carmen Janeiro, acudió ayer a la Audiencia Nacional para declarar como testigo en el juicio que se celebra desde el pasado lunes contra seis presuntos islamistas acusados de haber financiado el terrorismo yihadista con robos en la Costa del Sol y otros lugares de Andalucía en 2005. Uno de ellos fue el perpetrado en la finca del clan «Ambiciones», en Ubrique (Cádiz).

Visiblemente nerviosa, y acompañada por su hijo pequeño, Víctor, la matriarca del clan consiguió eludir las cámaras de televisión al entrar en la Audiencia, pues lo hizo por la puerta principal y no por la habitual, la lateral, donde estaban congregados los medios. Cuando ya no puedo evitarlos fue a la salida, tras su declaración, cuando madre e hijo fueron perseguidos por la calle Génova a la espera de que Carmen Janeiro contestara a preguntas no sólo relacionadas con el juicio, sino otras tan variopintas como la de si iba a aprovechar su estancia en Madrid para visitar a su nieta «Andreíta».

Respecto a la vista, su declaración apenas duró un par de minutos. Relató que el 6 de marzo de 2005 sufrió un robo en su domicilio en el que le sustrajeron varias joyas tras haber forzado una puerta. Tiempo después pudo recuperar algunas.