Una «alerta informativa» en el móvil del Rey

G. L. A.MADRID.
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Los ecos del discurso pronunciado el sábado por Su Majestad el Rey continuaban reverberando ayer en el Salón de Pasos Perdidos del Congreso de los Diputados. La confidencialidad a que obligan los comentarios que Don Juan Carlos pueda hacer con carácter privado hizo que, si los hubo, quedaran en ese marco, pero no impidió que trascendiera que el Monarca puso un gesto de satisfacción cuando un colaborador le alcanzó su teléfono móvil con una «alerta informativa» en la que podía leerse: «Valoración positiva de los portavoces de CiU y PNV al discurso del Rey».

De la recepción de ayer, más allá de las «moviolas» de la jornada anterior, de los corrillos entre políticos y periodistas, y de las ruedas de prensa de José María Aznar y José Luis Rodríguez Zapatero, amén del discurso de la presidenta del Congreso, Luisa Fernanda Rudi, quedó el aroma de un cierto cansancio por la sucesión de actos institucionales, con escasa participación de la «sociedad civil» y algunas notorias ausencias.

Las ausencias se hicieron notar

Hubo abundante representación de autoridades eclesiásticas, mandos militares, embajadores y diplomáticos, pero de los «rostros famosos» sólo se vieron los de los actores Manuel Alexandre, Álvaro de Luna, Aitana Sánchez Gijón y Silvia Marsó.

Muchos políticos, incluidos miembros de la Cámara, hicieron «novillos». A la ya consabida ausencia de Felipe González -con «compromisos familiares importantes» en Cádiz, según fuentes próximas-, se sumó la de los demás ex presidentes del Gobierno. Tampoco acudió ningún presidente autonómico, ni los portavoces de CiU, Xavier Trias; del PNV, Iñaki Anasagasti; de IU, Felipe Alcaraz -tampoco estuvo Gaspar Llamazares-, y del Grupo Mixto.

Sí asistieron la mayoría de los miembros del Gobierno y el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, así como los presidentes del Tribunal Constitucional, Manuel Jiménez de Parga, y del Tribunal Supremo, Francisco Hernando, así como el fiscal general del Estado, Jesús Cardenal.

El fiscal protagonizó un efusivo apretón de manos con el ex ministro José Barrionuevo.