El alcalde de Mérida llama «hijo de puta» al edil catalán que instaba a apadrinar niños extremeños

Actualizado:

P. V.

MÉRIDA. «Para sacar a unos niños sucios que parecen de la película «Los Olvidados» de Buñuel diciendo apadrina un «nen» extremeño hace falta ser un auténtico hijo de puta». Así se refirió ayer el alcalde de Mérida, el socialista Ángel Calle, al escándalo provocado por Lluis Suñé, concejal de Iniciativa per Catalunya-Verds (ICV) en Torredembarra (Tarragona) , al publicar en su blog personal una invitación para apadrinar niños extremeños por 1.000 euros al mes.

Calle, que calificó a Suñé de «profundamente cateto y aldeano», acusó al candidato de ICV-EUiA por Tarragona en las elecciones generales de «burlarse de un pueblo trabajador» y de «utilizar una crítica absolutamente epidérmica, incapaz de penetrar, simplista y fascistona», la cual «consigue lo contrario de lo que pretende», puesto que lo que ha logrado es «elevar la autoestima de los extremeños».

La iniciativa de Suñé provocó la indignación unánime de todas las formaciones extremeñas. Así, el coordinador general de IU en esta Comunidad, Pedro Escobar, exigió ayer a ICV que inicie los trámites para romper sus relaciones con EUia, partido con el que está coaligado en Torredembarra. Escobar manifestó su «repugnancia, desagrado y rechazo» a la actuación de Suñé y consideró lamentable tener «ciertos compañeros de viajes» que lo único que buscan es «notoriedad».

Por su parte, mientras el presidente del PP extremeño, Carlos Floriano acusó a Suñé de «arremeter zafia y groseramente» contra los ciudadanos de esta Comunidad, la presidenta de Unión del Pueblo Extremeño (UPEx), María Victoria Domínguez, anunció que su partido iniciará acciones legales contra el concejal catalán.

Desde la Junta de Extremadura, su presidente, el socialista Guillermo Fernández Vara, afirmó que lo que le «pide el cuerpo» es «invitar a este señor a darse una vuelta por aquí» para que compruebe lo que se ha logrado «con el esfuerzo de toda una generación de gente que decidió quedarse aquí cuando muchos se fueron y ahora son vecinos del señor Suñé».