Alfredo Timermans

El alcalde de Ávila dirigirá la Policía y Valdivielso seguirá en la Guardia Civil

El nuevo ministro del Interior, Ángel Acebes, siguió removiendo ayer el organigrama que heredó de Mariano Rajoy con el nombramiento del alcalde de Ávila, Agustín Díaz de Mera, como nuevo director general de la Policía. Al mismo tiempo, confirmó a Santiago López Valdivielso como director general de la Guardia Civil.

G. LÓPEZ ALBA
Actualizado:

MADRID. El Consejo de Ministros aprobó ayer la segunda tanda de nombramientos de altos cargos -veintiuno en total- tras la remodelación del Gobierno del pasado día 9, con los que prácticamente queda completado el nuevo organigrama, aunque todavía se aprobará alguno más en la reunión prevista para el 2 de agosto.

El ministro del Interior, Ángel Acebes, terminó de «revolucionar» su Departamento con la sustitución de Juan Cotino al frente de la Dirección General de Policía, puesto que pasa a ocupar un hombre de su entera confianza, Agustín Díez de Mera, hasta ahora alcalde de Ávila, donde Acebes empezó su carrera política. Cotino, que ya había pedido el relevo a Mariano Rajoy cuando éste dirigió Interior, será nombrado próximamente delegado del Gobierno en Valencia. Al mismo tiempo, confirmó a Santiago López Valdivielso como director general de la Guardia Civil y nombró secretario general técnico a Félix Fernando Manzanedo González, que ocupaba idéntico cargo en el Ministerio de Ciencia y Tecnología.

Estos nombramientos vienen a sumarse a los aprobados la semana pasada, cuando Acebes sustituyó al secretario de Estado para la Seguridad, al subsecretario y al delegado del Gobierno para la Inmigración. En principio, no hay previsión de que los cambios vayan a afectar al director general de Instituciones Penitenciarias ni al delegado del Gobierno del Plan sobre Drogas, aunque no se descarta algún relevo más.

Puestos de confianza

El vicepresidente primero y portavoz del Gobierno, Mariano Rajoy, al que Acebes ha sustituido al frente del Interior, rechazó que la amplitud de estos cambios implique un reconocimiento del fracaso de sus responsables en áreas tan sensibles como la inseguridad ciudadana o la inmigración. «Se trata de cambios normales que se producen cuando un ministro manifiesta su voluntad de llevar a sus colaboradores al nuevo Ministerio que va a ocupar», argumentó, al tiempo que recordaba que algunos de los destituidos, como Cotino, venían pidiendo el relevo desde hace tiempo.

Catalá, segundo de Michavila

En el Ministerio de Justicia, José María Michavila nombró secretario de Estado a Rafael Catalá, hasta ahora subsecretario de Hacienda, puesto en el que le sustituye Francisco Uría, que era secretario general técnico en este Ministerio.

Entre los demás nombramientos, destacan los siguientes: Javier Fernández-Lasquetty, subdirector del Gabinete de Presidencia del Gobierno; Alberto Carnero, director del Departamento de Internacional y Seguridad; Antonio Lis Darder, director general del Inserso; José María Martín, director general de Salud Pública y Consumo; Reyes Zataraín del Valle, directora general de Organización Administrativa.

Por otra parte, el Consejo de Ministro acordó la continuación ante Francia del procedimiento de extradición activa de José María Zaldúa Corta por asesinato terrorista.