Javier Ollo, alcalde de Alsasua, en una imagen de 2016
Javier Ollo, alcalde de Alsasua, en una imagen de 2016 - EFE

El alcalde de Alsasua critica la «desproporción» de la acusación por terrorismo

El juicio por la agresión a los agentes se retoma el lunes con el análisis del contexto terrorista

MadridActualizado:

El alcalde de Alsasua (Navarra), Javier Ollo, reconoció ayer que la posición del Ayuntamiento se ha centrado en denunciar el tratamiento jurídico otorgado a los presuntos agresores, acusados de terrorismo, sin reunirse en ninguna ocasión con las víctimas, los dos guardias civiles y sus parejas atacados. «Hemos llegado a un punto en el que todas las personas implicadas lo están pasando realmente mal, no me gusta hablar de partes», declaró el regidor desde 2015, de la formación nacionalista Geroa Bai, que declaró ayer como testigo a petición de las defensas en el juicio en la Audiencia Nacional.

«La atención del ayuntamiento ha estado centrada en las personas acusadas debido a la desproporción que se está produciendo», explicó en varias ocasiones el alcalde a preguntas de las acusaciones del caso. «No hubiéramos tenido un problema en reunirnos con las víctimas, pero el foco ha estado centrado en los acusados», alegó. «¿Ha hablado con María José (la novia del teniente y vecina de Alsasua)?», le cuestionó el abogado de la agredida. «No». «¿Lo ha intentado?» «No», respondió el regidor. Tampoco se ha reunido con los padres de María José, que residen en Alsasua y cuyo bar ha sido boicoteado. «No nos consta en el Ayuntamiento pero, si es así, es condenable».

Pruebas periciales

El Ministerio Público atribuye a los ocho acusados delitos de lesiones y amenazas terroristas, al enmarcar la agresión en una campaña política para atemorizar y expulsar del País Vasco y Navarra a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. La Fiscalía, que solicita condenas de hasta 62 años y medio de prisión, vincula el ataque al movimiento Ospa de Alsasua, un colectivo que promueve la expulsión de la Guardia Civil. Los informes policiales de inteligencia que expondrán los peritos a partir del lunes, cuando se retoma la vista, sitúan el origen de esta reivindicación en ETA, asumida después por plataformas de la izquierda abertzale. La acusación por terrorismo ha generado fuertes críticas del entorno de los acusados, pues ello multiplica las posibles futuras condenas. Ese debate late en el fondo de la atención sobre el juicio, en el que los acusados no han admitido ni un solo golpe aunque las víctimas les han identificado y descrito su rol en el ataque.

El alcalde explicó al tribunal que el ayuntamiento «no se ha posicionado en favor de ninguna persona», en alusión a las críticas de su inclinación hacia los acusados, a cuyas manifestaciones de apoyo ha acudido. «Lo que se criticaba es la desproporción en el planteamiento judicial y la imagen trasladada del municipio por algunos medios de comunicación», manifestó.

Ollo lamentó que se presente a Alsasua -un municipio de Navarra que limita con Guipúzcoa, con fuerte presencia de la izquierda abertzale y que ronda los 7.500 habitantes- como un lugar conflictivo. «La realidad actual es mucho mejor que hace quince o veinte años, se están dando pasos hacia la convivencia», señaló Ollo.

Cuestionado por el colectivo Ospa, explicó que se trata de un movimiento que promueve que la Guardia Civil no esté presente en Alsasua sobre el que no le constan «actos violentos».