Alavedra sale de prisión tras pagar un millón de euros de fianza

NATI VILLANUEVA | MADRID
Actualizado:

El Treinta y ocho días después del ingreso en prisión de los ex altos cargos de CiU Lluis Prenafeta y Macià Alavedra, el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón dejó ayer en libertad bajo fianza de un millón de euros a los dos imputados, cuyas defensas ya habían solicitado anteriormente al juez, aunque sin éxito, la modificación de su situación personal por la «avanzada edad» de sus clientes (ambos tienen más de 70 años) y el escaso riesgo de destrucción de pruebas. Según informaron fuentes jurídicas, es este último motivo el que ha prevalecido para que el juez haya decidido ahora, a diferencia de hace 15 días, modificar la prisión incondicional de los dos imputados por la eludible con fianza. Además, Garzón impone a los ex altos cargos de CiU comparecencias quincenales y la prohibición de abandonar España.

No son Prenafeta y Alavedra los únicos imputados que serán excarcelados si abonan la fianza fijada por Garzón. Junto con ellos ya lo fue la semana pasada Manuel Dobarco, ex concejal de Urbanismo de Santa Coloma de Gramanet (Barcelona), aunque en su caso la cuantía fue de 200.000 euros, que, paradójicamente, le ayudaron a conseguir compañeros de ese Ayuntamiento.

«Núcleo» de la trama

De esta forma, de los cinco implicados en la «Pretoria» que ingresaron en prisión el 30 de octubre (en la causa constan ya veinte), sólo permanecen entre rejas el ex alcalde de Santa Coloma Bartomeu Muñoz y el empresario Luis García Sáez, alias «Luigi». Los cinco forman parte del «núcleo» de la presunta trama de corrupción, en la que Alavedra y Prenafeta (imputados por asociación ilícita, blanqueo de capitales y tráfico de influencias) juegan un papel destacado, según señaló Garzón en el auto de prisión de octubre. Uno y otro habrían utilizado «sus contactos con organismos oficiales para facilitar proyectos empresariales» por los que recibían comisiones que luego blanqueaban. En concreto, cada uno de ellos habría percibido la suma mínima de 637.590 euros, y en el caso de Alavedra, «dispondría de cantidades fuera de España, de las cuales habría introducido diversas sumas en nuestro país». Una de estas últimas «entradas» fue de 300.000 euros entre mayo y junio de 2009.

Las mujeres de los dos ex altos cargos (María Lluisa Mas, de Prenafeta y Doris Malfeito, de Alavedra) están también imputadas en la causa. Ambas habrían ayudado a sus maridos a «blanquear» las comisiones obtenidas por su mediación a través de distintas empresas.