Rubalcaba y Rajoy charlan al comienzo del desfile del 12-O - efe

Gran abucheo a Zapatero al finalizar el desfile del Doce de Octubre

Rajoy y Rubalcaba departieron durante unos 15 minutos antes del comienzo de la celebración

esteban villarejo
madrid Actualizado:

La lección estaba aprendida. Por ello la situación del palco de autoridades este año era novedosa: en la Plaza Neptuno. Un lugar donde se podía planificar un "cerrojo" mayor con palcos de invitados, prensa y otras autoridades flanqueando el palco de S.M. el Rey y el del presidente José Luis Rodríguez Zapatero. Vallas impedieron el acceso al público general a 100 metros a la redonda. E incluso el nombre del presidente Zapatero no fue citado en los altavoces.

No había pitadas, por momentos. Las pantallas apostadas en el eje Prado-Recoletos pedían al público general que guardasen silencio en los momentos solemnes y silenciosos -izado de bandera u homenaje a los Caídos-. El último gran abucheo hacia el presidente Zapatero parecía amortiguarse, salvo dos momentos cuando las pantallas enfocaron a Zapatero al recibir a S. M. el Rey. Eran las 10.37 y 10.41 horas. Sin embargo esas dos pitadas llegaron como leves susurros a la plaza Neptuno. Aunque se podían escuchar.

Sin embargo, cuando el acto militar terminó a las 11.55 y el Rey abandonó entre aplausos el eje del Prado hacia el Palacio Real, el gran abucheo comenzó. "Fuera, fuera", "vete ya"... e infinidad de insultos acompañaban a otros coches oficiales del Gobierno donde los asistentes entre la plaza Neptuno y Cibeles intuían que podía ir el presidente del Gobierno. Finalmente sucedió. Hasta con bocinas de las que se utilizan en los campos de fútbol. Cuando pasaban los militares, los silbidos se tornaban en aplausos enfervorizados entre banderas de España.

Así terminó el último desfile militar de Zapatero. Otro abucheo. Un desfile en el que el Rey pasó revista a las tropas por primera vez montado en un vehículo militar descapotable. Un último desfile en el que Mariano Rajoy y Alfredo Pérez Rubalcaba estuvieron conversando (con bastante expresividad) durante 15 minutos, antes de la llegada del Rey.Sólo fueron interrumpidos por el fiscal general del Estado, Cándido Conde-Pumpido. Los dos candidatos hablaron cara a cara junto a una cámara de TVE.

Luego se sentaron, solo separados por Elvira Fernández Balboa, la esposa de Rajoy. Tanto dentro como fuera, el ambiente era de que esta vez Zapatero sí se iba. Su último gran desfile. Su último abucheo. El final de una etapa.

Una de las principales novedades de este 12 de octubre ha sido la nueva localización del desfile militar, que ha transcurrido entre las plazas de Atocha y de Colón, con la tribuna presidencial en Neptuno.

Desde Defensa se había asegurado que este nuevo formato, que amplía en 600 metros el recorrido de los militares, no pretendía evitar los tradicionales abucheos que vienen afeando el desfile desde 2005 y que el año pasado no respetaron los momentos más solemnes, como el homenaje a quienes dieron su vida por España.