El presidente de Vox Santiago Abascal (c) acompañado por el secretario general Javier Ortega Smith (d) y el responsable del comité negociadorIván Espinosa de los monteros (i)
El presidente de Vox Santiago Abascal (c) acompañado por el secretario general Javier Ortega Smith (d) y el responsable del comité negociadorIván Espinosa de los monteros (i) - EFE

Abascal se mantiene optimista y cree posibles acuerdos con PP y Ciudadanos en Madrid y Murcia

El líder de Vox asegura que no quieren convertirse en un «partido chantajista» y que no reclaman que les den «posiciones de mayor fuerza o relevancia»

MadridActualizado:

El presidente de Vox, Santiago Abascal, se ha mostrado optimista con la próxima formación de gobiernos en las comunidades de Madrid y Murcia porque, según dice, «las cosas están cambiando» y se están «rebajando» las posiciones y, aunque no ha garantizado ni adelantado nada, ha apuntado que cree posible llegar a un acuerdo antes de comience el periodo vacacional de verano.

Abascal ha destacado en en un entrevista que «parece que hay un ánimo de respetar a Vox» y que, a nivel autonómico, Cs ya ha renunciado al «cordón sanitario» que dice el conservador que los de Rivera le impusieron.

El líder de Vox ha subrayado que en las negociaciones no quieren convertirse en un «partido chantajista» como el PNV, y no pide que se les entregue «posiciones de mayor fuerza o relevancia» que las que les han dado sus votantes. Santiago Abascal ha comentado que espera también poder sentarse a nivel nacional con la formación de Albert Rivera.

El líder conservador ha reiterado que «estamos pidiendo muy poquito», y es un compromiso que el PP y Cs garanticen que sus gobiernos «no van a deslizarse por la aplicación de políticas de izquierdas».

Un compromiso que ya se determinará cómo se plasma, ha señalado al ser preguntado si sería suficiente con una declaración expresa ante los parlamentos regionales, como propuso ayer la candidata popular a la Presidencia de la Comunidad de Madrid Isabel Díaz Ayuso.

Según ha aclarado, puede haber «varias fórmulas» pero ha querido dejar claro que no quieren poner «líneas rojas», solo quiere que se garantice que no habrá políticas de izquierdas en una futura acción de gobierno.

«Si eso se produce, en los próximos días creo que podríamos irnos en verano a descansar con nuestras familias con los deberes hechos», ha afirmado, Abascal aunque inmeidatamente después ha puntualizado que no estaba «garantizando nada».

Abascal ha pedido dejar atrás lo ocurrido y ha insistido en que ahora no ponen vetos, tras admitir que Vox planteó sin éxito que el secretario general del PP, Teodoro García Egea, fuera retirado de las negociaciones.

«Eso es pasado para nosotros (...) porque si entramos en una política de vetos, no avanzamos», ha asegurado el líder de Vox, que se ha mostrado "conciliador" porque, según ha señalado, es lo que se espera de ellos.

El conservador ha negado la existencia de división interna en su partido y, sobre una reforma electoral, propuesta por el candidato socialista, Pedro Sánchez, para evitar el bloqueo político, ha dicho que «no hay que dramatizar» con los bloqueos y ha apuntado que antes al PP y al PSOE «no les preocupaban tanto».