El historiador Antonio Montero especifica que 6.832 religiosos fueron asesinados durante la Guerra Civil - ABC

Las «7.000 rosas» asesinadas por los republicanos que el PSOE no recuerda

La persecución contra la Iglesia en la Segunda República costó la vida a 4.184 sacerdotes, 2.365 frailes y 283 monjas

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

«Hace 80 años, trece mujeres fueron fusiladas en Madrid por defender la democracia y la libertad. Que los nombres de las 13 Rosas nunca se borren de la Historia», escribió el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, el lunes en su perfil de Twitter. Un homenaje al que se sumaron la vicepresidenta Carmen Calvo y Josep Borrell. «Olvidarlas sería su segunda muerte», añadió el ministro de Exteriores.

En junio, sin embargo, ningún miembro del actual Gobierno en funciones homenajeó a las 14 monjas de la Orden de la Inmaculada Concepción que acababan de ser beatificadas por el Papa Francisco. Catorce mártires que fueron violadas y asesinadas por los republicanos en noviembre de 1936, pero que, según el Twitter de TVE, simplemente «desaparecieron cuando se las llevaron de su refugio un grupo de milicianos». Sánchez no dijo una palabra, a pesar de que la cadena recibió críticas.

Es un ejemplo más de cómo el PSOE ha eludido siempre referirse a la represión sufrida por la Iglesia durante la Segunda República y la Guerra Civil, que acabó con la vida de 6.832 religiosos según el estudio realizado por el historiador y ex arzobispo de Mérida-Badajoz, Antonio Montero Moreno. De ellos, 4.184 eran sacerdotes, 2.365 frailes y 283 monjas. En el «Catálogo de los mártires cristianos del siglo XX», de Vicente Cárcel Ortí, se amplía la cifra hasta los 3.000 seglares y 10.000 miembros de organizaciones eclesiásticas. Entre ellos, 13 obispos: los de Jaén, Almería, Barcelona, Tarragona, Ciudad Real, Lérida, Teruel, Guadix, Cuenca, Sigüenza, Orihuela, Segorbe y Barbastro.

Una prueba del odio y la impunidad con los que nació esta persecución son las declaraciones realizadas por el mismo Valle-Inclán en el diario «La Luz», en 1934: «Se ha dicho mucho sobre la quema de conventos, pero la verdad es que en Madrid no se quemaron más que cuatro birrias que no tenían ningún valor». La postura del escritor gallego no fue una excepción en los años 30. Los datos, además, no le dan la razón. La violencia anticlerical desatada en 1931, al comenzar la Segunda República, acabó con más de un centenar de edificios religiosos en toda España, a lo que hay que añadir un número enorme de objetos del patrimonio artístico y litúrgico destruidos, muchos cementerios profanados y varios miembros del clero asesinados antes de estallar la guerra.

El ministro de la Gobernación, Miguel Maura, intentó sacar a la Guardia Civil para impedirlo, pero se encontró con la oposición del resto del gabinete. Como él mismo comentó en sus Memorias, durante aquella reunión, Manuel Azaña defendió que «todos los conventos del país no valen la vida de un republicano».

«Objeto de animadversión»

Una pasividad la del Ejecutivo republicano a la que también se refirieron intelectuales y testigos de la época como Julio Caro Baroja, sin olvidar la legislación que se puso en marcha para someter a la Iglesia y eliminar las órdenes religiosas. Como explicó en ABC el historiador y ex presidente del Parlamento de Navarra, Víctor Manuel Arbeloa, «desde los primeros momentos del régimen republicano la Compañía de Jesús fue objeto de animadversión y persecución». En 1932, el Papa Pío XI llegó a proclamar que los jesuitas españoles debían ser considerados «mártires». Lo peor estaba por venir.

Durante la Guerra Civil, la represión alcanzó límites terroríficos. Se asesinó a miles de curas por el simple hecho de serlo. Gaspar Viana lo recordaba en este diario hace unos años. En 1936 vivía en un pequeño pueblo de agricultores de Guadalajara, Peralveche, y vio cómo «detenían y paseaban desnudo al párroco de Salmerón, un municipio cercano, con una cuerda atada a sus partes, mientras la banda municipal tocaba. Después le pegaron cuatro tiros y le cortaron las orejas para mostrárselas a los vecinos». O el famoso caso de Ceferino Giménez Malla, «El Pelé», un comerciante gitano arrestado al comienzo de la guerra por un grupo de milicianos en Barbastro (Huesca). La razón: salir en defensa de un joven sacerdote que estaba siendo golpeado y arrastrado por las calles del pueblo. El Pelé fue condenado a muerte, pero le ofrecieron el indulto si entregaba su rosario y renegaba de su fe. Se negó y fue fusilado mientras gritaba «¡viva Cristo Rey!». «Su vida muestra cómo Cristo está presente en los diversos pueblos y razas», dijo el Papa Juan Pablo II, en 1997, cuando lo convirtió en el primer gitano beatificado.

Como defiende el historiador José Luis Ledesma en «De la violencia anticlerical y la Guerra Civil de 1936» (Universidad de Zaragoza, 2009): «España se convirtió en lo más cercano a un infierno sobre la tierra para los miembros de la Iglesia que estaban en esa mitad del país donde no triunfó la sublevación». Y según el «Martirologio matritense del siglo XX» publicado recientemente por el arzobispado de Madrid, en la capital se asesinó a 427 seminaristas y sacerdotes. Entre estos estaban las 14 Mártires Concepcionistas. En el rezo del Ángelus en la plaza de San Pedro el 23 de junio, el Papa Francisco subrayó: «Fueron asesinadas por odio durante la persecución religiosa que tuvo lugar de 1936 a 1939 [...]. Su martirio nos invita a ser fuertes y perseverantes, sobre todo en la hora de la prueba».