El Rey emérito Juan Carlos y el Rey Felipe VI, junto a la princesa Leonor y la infanta Sofía, y la reina Letizia, en el acto de proclamación del nuevo monarca
El Rey emérito Juan Carlos y el Rey Felipe VI, junto a la princesa Leonor y la infanta Sofía, y la reina Letizia, en el acto de proclamación del nuevo monarca - efe
Balance de la legislatura de Rajoy - 2014

El Rey abdicó y España puso en marcha una cascada de relevos

2014: El año en que el bipartidismo empezó a tambalearse

Actualizado:

La única legislatura de la democracia que empezó con un Rey y terminó con otro ha sido la que finaliza ahora. Sin precedentes recientes en los que inspirarse, el Gobierno de Mariano Rajoy tuvo que crear el marco legal para hacer efectivo el deseo de abdicar de Don Juan Carlos. Y hubo de hacerlo discretamente, en unas circunstancias políticas complicadas y en un tiempo récord, porque el Rey se lo comunicó al presidente del Gobierno a finales de marzo, a la salida del funeral de Adolfo Suárez, y el relevo se anunció el 2 de junio y se hizo efectivo con toda normalidad institucional la noche del 18 al 19 de junio.

La muerte del artífice de la Transición fue una metáfora premonitoria de lo que vendría después. A partir de ese momento se puso en marcha un mecanismo de renovación en España que lideró la Corona y desencadenó una cascada de cambios. Don Felipe anunció un tiempo nuevo y los relevos empezaron a precipitarse a un ritmo frenético. Lo llamaron las tres «erres», porque aquel año la renovación afectó al Rey, a Alfredo Pérez Rubalcaba en el PSOE y a A ntonio María Rouco Varela al frente de la Iglesia católica. Pero hubo muchas más, como la despedida del histórico Alfonso Guerra, que se retiró de la política; la dimisión del fiscal general del Estado, Eduardo Torres-Dulce, o la renovación, por causas naturales, al frente de dos buques insignias de la economía española, el Banco Santander y El Corte Inglés.

La irrupción de Podemos

Unas semanas antes del relevo en la Corona, España había asistido a otro hecho inédito: el bipartidismo, que sumó durante 37 años el 80% de los votos, obtenía por primera vez menos de la mitad de los apoyos (49,7%) en unas elecciones europeas. A la vez, un partido con apenas cuatro meses de vida, Podemos, conseguía hacerse con cinco escaños. Y lo logró con la amenaza de demoler el sistema nacido en la Transición, el que más prosperidad y paz había propiciado en la historia de España. Podemos había canalizado el descontento de los «indignados» y de muchas víctimas extremas de la crisis económica. Para el Gobierno, la irrupción de ese nuevo partido no parecía una amenaza directa, ya que, por su perfil de izquierda radical, rivalizaría sobre todo con el PSOE o con Izquierda Unida, que también empezó entonces su propio proceso de renovación o muerte.

El Gobierno, que hasta ese momento había concentrado la mayor parte de su energía en resolver la crisis económica, empezó a ver la luz al final del túnel. Después de seis años de crisis, comenzó a crearse empleo. Aunque el paro continuaba siendo la principal preocupación de los españoles, la corrupción alcanzó un récord histórico en el Barómetro del CIS de noviembre de 2014. Días antes, el caso Púnica se había sumado al caso Bárcenas y, en Cataluña, la familia Pujol había sido imputada por corrupción. La Infanta Cristina se convirtió ese año en el primer miembro de la Familia Real que acudía a declarar como imputada.

A la vuelta del verano, el nuevo Rey y el Gobierno del PP tuvieron que afrontar el mayor desafío separatista cometido hasta ese momento: la consulta ilegal del 9-N. Dos de cada tres catalanes se quedaron en casa, pero el desafío al Estado estaba consumado.

Ese año, el Gobierno también tuvo que renovar a los titulares de tres ministerios: Isabel García Tejerina relevó a Arias Cañete en Agricultura; Rafael Catalá a Alberto Ruiz-Gallardón en Justicia, y Alfonso Alonso a Ana Mato en Sanidad. La gran victoria del Gobierno fue conseguir, contra todo pronóstico, que España ganara la votación y se convirtiera en miembro no permanente del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.