Patxi López y Meritxell Batet
Patxi López y Meritxell Batet - efe

Duro ataque de los representantes andaluces a Sánchez en la permanente del PSOE

El secretario general intentó, sin éxito, evitar las críticas de Micaela Navarro, Antonio Pradas y María José Sánchez-Rubio

Actualizado:

El sector crítico del PSOE no está dispuesto a pasarle por alto a Pedro Sánchez la polémica por el fichaje de Irene Lozano. Según ha sabido ABC, esta mañana, durante la reunión de la Permanente de la Comisión Ejecutiva Federal, los tres representantes de la todopoderosa federación andaluza han atacado duramente al secretario general con evidente malestar y gesto de «disgusto» por parte de éste.

Ha empezado la presidenta del PSOE, Micaela Navarro, escenificando su apoyo al secretario general. Sin embargo, ella mismo ha dicho que lo «sentía» pero tenía que transmitirle en la Permanente «algunas cuestiones».

Navarro no cree que nadie «haya puesto en duda la legitimidad del secretario general» para fichar a Lozano, pero Sánchez debe entender que la gente «tiene su corazoncito y no hay que ocultar que hay cosas q nos han sorprendido», en alusión a que la exdiputada de UPyD ha sido muy critica con el PSOE, especialmente en Andalucía.

La presidenta del partido argumento que hay «cosas» que no le cuentan antes de que se produzcan «quizá porque no tenga que saberlas y no lo voy a exigir»; pero, igualmente, él está en la obligación de escuchar «el malestar» que a ella le han trasladado algunos compañeros. Un malestar que no tiene que ver con la persona, Irene Lozano, sino con «lo que ha dicho del partido y ahora nuestra gente tiene que salir a defenderla...».

En algún momento de la reflexión, según han trasladado las fuentes consultadas a ABC, Sánchez ha mirado a la presidenta, a su lado, y le ha dicho: «Micaela, por favor». Pero ella ha seguido. «Aunque es un tema, no de ayer, sino ya de anteayer», ha concluido, «y ahora toca programa electoral, es importante que te traslade esto».

Luena: No a parecer una «secta»

Al acabar la presidenta del PSOE, el secretario de Organización, César Luena, ha terciado para señalar: «La incorporación de algunos independientes es importante no sólo para no parecer una secta, sino porque siempre que el PSOE se abre, gana».

En ese momento, Luena y Sánchez han recordado a Navarro que también se ha incorporado al catedrático de Derecho Constitucional, el andaluz Gregorio Cámara, muy afín a la presidenta andaluza, Susana Díaz, como presidente del Comité de Expertos que esta trabajando en la reforma de la Constitución.

Esa mención ha molestado al secretario de Política Federal y «mano derecha» de Díaz en la Ejecutiva, Antonio Pradas, quien ha dicho «no entender» a qué venía esa referencia a Cámara, aunque él iba a referirse solo al programa porque «respecto a las listas ya dijo lo que tenía q decir en la comisión de listas (el viernes)». Y, a continuación, dirigiéndose a Pedro Sanchez y a Luena, les ha reprochado: «No se puede comparar con un independiente (Lozano) a un compañero (Cámara) que lleva 20 años trabajando por el PSOE».

Tras Micaela Navarro y Antonio Pradas, ha intervenido la responsable de Sanidad en la Ejecutiva y exconsejera andaluza del ramo, María José Sánchez-Rubio, para señalar que sería necesario «un gesto de cariño hacia la militancia»; y en ese momento, Pedro Sánchez volvio a hacer gestos de desaprobación y a insistir en que hoy «tocaba programa»