Rosa Aguilar, Rosa Díez, Tania Sánchez y Jorge Verstrynge - abc

Irene Lozano y otros políticos que cambiaron de siglas

Jorge Verstrynge, Diego López Garrido, Rosa Aguilar, Rosa Díez o Tania Sánchez son algunos ejemplos de dirigentes que se movieron de un partido a otro

Actualizado:

Jorge Verstrynge, Diego López Garrido, Rosa Aguilar, Rosa Díez o Tania Sánchez. La ya ex diputada de UPyD, Irene Lozano, ahora en las listas del PSOE, no es el único caso de político que cambia de siglas por unos u otros motivos. Bien por desacuerdos, bien por no lograr la notoriedad deseada, el cambio de «chaqueta política» no es excepcional.

Uno de los casos más paradigmáticos por la trayectoria ideológica fue el de Jorge Verstrynge. El que fuera diputado nacional por Alianza Popular entre 1982 y 1989 y secretario general de ésta entre 1979 y 1986, se vio obligado a dimitir tras un enfrentamiento con Manuel Fraga. Más tarde fundó su propio partido, Renovación Democrática, que se integra en el Grupo Mixto del Congreso junto con otros tres diputados de AP, y comienza un viraje ideológico que lo llevó solicitar su ingreso en el PSOE, al que fue admitido en 1993. Pero ahí no acabó su trayecto político. Verstrynge acabó dándose de baja y siendo asesor del político del Partido Comunista de España (PCE) e Izquierda Unida (IU) Francisco Frutos.

Diego López Garrido se incorporó como independiente en la coalición Izquierda Unida (IU) en 1986 y fue miembro de su Presidencia Ejecutiva. Varios años después creó la corriente renovadora Nueva Izquierda, que se convirtió en partido político al escindirse de la coalición y que acabó fusionándose con el PSOE, partido del que fue nombrado secretario general del Grupo Socialista en el Congreso de los Diputados y elegido portavoz del Grupo Parlamentario Socialista en el Congreso en el año 2006.

Cinco años tardó la exalcaldesa de Córdoba Rosa Aguilar en deshojar la margarita hasta decidir que ya era hora de afiliarse al PSOE, partido de cuya mano continuó en política desde que en 2009 abandonara el Ayuntamiento y la militancia de IU para aceptar la Consejería de Obras Públicas y Vivienda que le propuso el entonces nuevo presidente de la Junta, José Antonio Griñán. Desde entonces, su carrera fue de salto en salto quemando etapas como independiente en las filas del PSOE.

La que fuera portavoz de UPyD desde sus inicios, Rosa Díez, hizo precisamente el camino inverso al de su número dos, Irene Lozano. Militante del PSOE desde 1977, ocupó distintos cargos en el Partido Socialista, hasta que decidió abandonarlo en 2007 precisamente para fundar UPyD.

Otro de los casos más sonados y recientes es el de Tania Sánchez, la ex diputada de IU en la Asamblea de Madrid. Tras varios titubeos y declaraciones en las que aseguraba que no entraría en Podemos, la formación emergente de la que su entonces pareja sentimental es secretario general, abandonó IU para incluirse en Convocatoria por Madrid. Finalmente fue incluida en las listas del partido de Pablo Iglesias al Congreso de los Diputados.