Alfredo Pérez de Armiñán, en una imagen de archivo
Alfredo Pérez de Armiñán, en una imagen de archivo - jaime garcía

Alfredo Pérez de Armiñán, nuevo presidente de Patrimonio Nacional

Sustituirá al diplomático José Rodríguez-Spiteri, que pidió ser relevado en abril

Actualizado:

Alfredo Pérez de Armiñán (Madrid, 1952), actual director general adjunto de la Unesco, será nombrado presidente del Consejo de Administración de Patrimonio Nacional, en sustitución del diplomático José Rodríguez-Spiteri, según ha sabido ABC de fuentes solventes. El nombramiento podría tener lugar en el Consejo de Ministros del próximo viernes, día 16.

Rodríguez-Spiteri, que accedió a este puesto en enero de 2012, había pedido ser relevado el pasado abril, después de haber tenido serias diferencias con el Museo del Prado, al que reclamó la devolución de cuatro obras de arte de Patrimonio que fueron incautadas por el Gobierno de la República en 1936 y que la pinacoteca no quiere devolver. Se trata de «El descendimiento de la cruz» (1435) de Rogier van der Weyden; «El lavatorio» (1548) de Tintoretto y «El jardín de las delicias» (1500) y «La mesa de los siete pecados capitales» (1485) de El Bosco. Estas obras iban a exhibirse en el futuro Museo de las Colecciones Reales, pero no se moverán del Prado.

El nuevo presidente de Patrimonio Nacional tendrá la misión de culminar la puesta en marcha del Museo de las Colecciones Reales, prevista en principio para la segunda mitad de 2016. Además, bajo su competencia queda la gestión de 19 palacios -entre ellos La Zarzuela- y monasterios de fundación real, algunos de los cuales sirven como sede de los actos oficiales del Jefe del Estado, así como bienes tan diversos como 135.000 obras de arte y 21.000 hectáreas de parques, montes y jardines.

El séptimo de la democracia

Pérez de Armiñán será el séptimo presidente de Patrimonio Nacional desde la restauración de la Monarquía en España, en 1975. Los últimos cuatro (Álvaro Fernández-Villaverde, Yago Pico de Coaña, Nicolás Martínez Fresno y Rodríguez Spiteri) eran diplomáticos.

El pasado mes de julio el Gobierno modificó la legislación e introdujo la obligatoriedad de que el presidente y el gerente del Consejo de Administración de Patrimonio Nacional sean funcionarios de carrera para cumplir la ley del alto cargo de la Administración General del Estado. Tradicionalmente, el Gobierno ha ofrecido una terna de nombres al Rey para que eligiera al presidente de Patrimonio Nacional, dada la estrecha relación que mantiene con la Familia Real.