Alberto Garzón, en una imagen de archivo
Alberto Garzón, en una imagen de archivo - Óscar del Pozo

El problema de Garzón con Ahora en Común: la marca está «secuestrada»

Quienes registraron el nombre abandonaron el movimiento con el que el de IU concurrirá a las generales. Hay un segundo nombre inscrito por si hubiera que usarlo como plan B

Actualizado:

Izquierda Unida no concurrirá junto a Podemos a las elecciones generales. Pero, ¿con qué nombre lo hará? El partido del que Alberto Garzón es candidato a La Moncloa apostó por la plataforma Ahora en Común (AeC), un movimiento que surgió al calor de las candidaturas municipalistas que se hicieron con ayuntamientos el pasado 24 de mayo y que pretendía reeditar formato para las generales. Pero es posible que de la plataforma que surgió hace varios meses no le quede ya ni el nombre.

«La marca Ahora en Común está secuestrada. El nombre está aún por discutir», indicaba el pasado miércoles Garzón en un desayuno informativo en el que daba cuenta de la estrategia de IU tras la ruptura, la tarde antes, de cualquier posibilidad de alianza con Podemos.

Garzón se refiería así al grupo de promotores que la registró en el Ministerio del Interior como partido político. En los inicios de AeC hubo de todo. Militantes de IU, de Podemos, de Equo e incluso del PSOE. El objetivo era aglutinar a la izquierda —dejando al PSOE, «partido de izquierdas no practicante», como algunos lo llamaban, al margen—. Una candidatura única, capaz de reeditar el éxito municipal. Desde Podemos, que se resistía a esa «unidad de la izquierda», acusaron a IU de estar detrás del proyecto.

Después de meses de asambleas en las que decidir si formaban o no una candidatura, y de coqueteos con Podemos para que se incluyera en la misma, la negativa de los de Pablo Iglesias a una confluencia estatal llevó a parte del grupo promotor, entre ellos, los propietarios de la marca, a abandonar AeC. «Hemos ido conociendo los acuerdos y desacuerdos que, a puerta cerrada, se han ido haciendo entre fuerzas de izquierda y Podemos a fin de ocupar los huecos o puestos de consolación [en sus propias listas ya definidas] que esta formación parece ofrecer», indicaban. «Si IU estuvo detrás de AeC de manera encubierta en sus inicios, lo desconocemos. Pero no era la intención», aseguraba a ABC Pilar García, una de las promotoras. «Pusimos mucha ilusión y trabajo en pedir una candidatura de confluencia. Pero está claro que Podemos no ha querido e IU nos utiliza como campo de batalla de sus luchas internas y en su pulso con Iglesias», se lamenta. Garzón ya había anunciado que se presentaría a las primarias de AeC aún antes de que el movimiento hubiese acordado celebrarlas.

Los promotores dejaron AeC tras la asamblea estatal del 12 de septiembre. Pero días antes, el cuatro de ese mismo mes, un grupo de abogados del bufete Boyé-Elbal ya habían diseñado un plan B. En declaraciones a ABC, el abogado Gonzalo Boyé asegura que decidió registrar un nuevo nombre, Unidad Popular en Común, por miedo a que el grupo promotor de Ahora en Común decidiese retirarse del movimiento llevándose consigo la propiedad de la marca, puesto que ya habían dejado claro que «sin Podemos no se presentarían» a los comicios.

La desbandada de AeC no sólo la protagonizó este grupo promotor. También Equo, cuyo líder Juntxo López de Uralde había sido muy activo en impulsar AeC junto a Garzón en sus inicios, decidió apostar por converger con Podemos. Garzón indicó el miércoles que «queda gente no organizada» en el movimiento y se excusó con que lo importante no es la cantidad de personas que aún apuesten por el proyecto, sino la «calidad». Aún está por ver, una vez que se realicen las primarias de la candidatura, cuánto de IU hay en la plataforma y cuánto de esa «unidad popular» por la que Garzón dice apostar.

El de IU argumentó que los promotores de AeC era «miembros de Podemos». «Es lógico que se quieran marchar», apuntó. «Me han informado de que están en discusiones con ellos sobre qué hacer con el nombre de la plataforma», señaló, dejando la puerta abierta a que finalmente puede dar uso a AeC para aspirar a La Moncloa, algo que uno de los promotores desmiente a ABC. De no ser así, Unidad Popular en Común, la nueva marca registrada por Boyé, está a su disposición.