Eduardo Madina en su escaño del Congreso de los Diputados
Eduardo Madina en su escaño del Congreso de los Diputados - efe

Madina gana el pulso y entra en la lista del PSOE por Madrid

Renovación profunda: Pedro Sánchez cambia a los «números uno» en 39 provincias

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El pulso que venía manteniendo Eduardo Madina con Pedro Sánchez a propósito de su inclusión en un puesto de salida de la candidatura del PSOE al Congreso por Madrid se ha saldado con victoria del hoy diputado vasco: Madina será el numero 7 en la lista que encabeza Sánchez. Quien fuera rival del actual secretario general en las primarias por el liderazgo socialista, hace ya mas de un año, no aceptó la oferta inicial que le hicieron tanto la secretaria general del PSE, Idoia Mendia, como el secretario de Organización, César Luena, para que encabezase la lista por Álava.

Madina argumentó que él es vizcaíno -fue cabeza de lista por esa provincia en las elecciones generales de 2011- y que si ahora la dirección ha decidido que Patxi López sea el «número uno» por Vizcaya, su salida política no podía pasar por ir de «cunero» como cabeza de lista por Álava, una provincia en la que hay dudas de que el PSOE revalide el escaño que logró Ramon Jauregui en 2011.

Su gran baza negociadora fue que, si no iba en la candidatura por Madrid, Susana Díaz se ofrecía a buscarle acomodo en alguna de las ocho candidaturas provinciales andaluzas. Tanto Pedro Sánchez como César Luena fueron conscientes del conflicto que se les avecinaba y, de hecho, Sánchez dijo en todo momento que si el diputado vasco quería ir por Madrid tenía sitio; otra cosa es que fuera «de salida».

Los afines a Madina en el PSM han movido los hilos en las asambleas durante septiembre para que el diputado vizcaíno figurara entre las preferencias que envían las bases a la Ejecutiva regional y, finalmente, Pedro Sánchez accedió no sin tensiones. Irá de numero siete, después de garantizar a Rafael Simancas, exsecretario general del PSM, el numero cinco. Lo contrario hubiera sido «casus belli» para buena parte de la federación.

Serrano, damnificado

El principal damnificado es el hoy diputado por Madrid José Enrique Serrano, a quien el secretario general quiere en el próximo grupo parlamentario. Por ser listas «cremallera» (hombre-mujer), Serrano ya solo puede ir en un numero nueve de incierta elección porque las encuestas dan al PSOE en Madrid ocho escaños máximo (Rubalcaba consiguió 10 hace cuatro años). Serrano es una apuesta estratégica de Pedro Sánchez. Como actual portavoz del Grupo Socialista en la Comisión Constitucional del Congreso, está llamado a tener un papel clave en la futura reforma de la Carta Magna de 1978 que Sánchez defiende con ahínco y que es el eje vertebrador del programa socialista.

El resto de la lista por Madrid la componen: «número dos», Meritxell Batet; «número tres», Antonio Hernando, portavoz del Grupo Socialista; «número cuatro», Luz Rodríguez, la portavoz de empleo de la Ejecutiva; en el Congreso; y «número seis», la excomandante Zaida Cantera. Está por confirmar que la número ocho sea Ángeles Álvarez (hoy diputada). El segundo gran damnificado es el responsable de Economía de la Ejecutiva, Manuel de la Rocha, quien se tendrá que conformar con el «número once», de casi imposible elección.

En el resto de España sólo repiten como «número uno» trece diputados: Odón Elorza por Guipúzcoa; Sebastián Franquis por Las Palmas de Gran Canaria; Luis Carlos Sahuquillo, por Cuenca; Puerto Gallego, por Cantabria; Manuel González Ramos, por Albacete; por Guadalajara, Pablo Bellido; por Ávila, Pedro Muñoz; por Palencia, Julio Villarubia; por Segovia, José Luis Gordo; por Valladolid, Soraya Rodríguez; por Ourense, Laura Seara; por Murcia, María González Veracruz y por La Rioja, César Luena. Y cabe destacar la incorporación de la secretaria de Política Municipal, Adriana Lastra, como cabeza de lista por Asturias.

Susana Díaz, «manos libres»

En Andalucía, donde Susana Díaz ha tenido «manos libres» para confeccionar las ocho candidaturas provinciales, hay cuatro hombres y cuatro mujeres, todos nuevos: la presidenta del PSOE, Micaela Navarro, encabeza por Jaén; Antonio Pradas, será el cabeza de lista al Congreso por Sevilla, en sustitución del histórico Alfonso Guerra. Por Almería, Sonia Ferrer, delegada provincial de la Junta, que sustituirá a Consuelo Rumí, estrecha colaboradora de Zapatero; Salvador de la Encina, hoy diputado, sustituirá al expresidente andaluz y exvicepresidente del Gobierno Manuel Chaves como cabeza de lista por Cádiz;

La «número uno» por Córdoba será la exconsejera de Gobierno andaluz y actual diputada autonómica María Jesús Serrano.

La hoy diputada granadina Elvira Almirón pasa a encabezar la lista por esa provincia; En Huelva, José Juan Diéz Trillo sustituye al histórico diputado Javier Barrero, miembro de la Mesa del Congreso; y Miguel Ángel Heredia sustituye a Trinidad Jiménez como «numero uno» por Málaga.

El objetivo de Susana Díaz es revalidar los 25 diputados logrados en 2011, que le permitirán conservar capacidad de poder e influencia en las decisiones del partido.