La Fiscalía rumana sospecha que el amigo de Morate le ayudó a esconderse

El presunto autor del doble crimen de Cuenca dice que Horvath no sabía nada. "Nunca alojaría a un asesino", se defiende el rumano. Interior condecorará a los policías españoles y rumanos que participaron en la detención.

AGENCIAS
Actualizado:

La Fiscalía rumana cree que hay que indicios que confirmarían que el ciudadano rumano investigado por su presunta complicidad con Sergio Morate, presunto autor del asesinato de dos jóvenes de Cuenca, le ayudó a esconderse en Lugoj, una pequeña localidad al oeste de Rumanía, según ha explicado este lunes el fiscal jefe de Lugoj, Dan Tatar, después de que Morate y su amigo se hayan sometido a un careo en las instalaciones de la Fiscalía.

más informaciónSergio Morate podría llegar a España antes de final de mes«He matado a Marina. La otra no tenía culpa»Último adiós a Laura y MarinaMorate se declara inocente ante el Tribunal de RumaníaDetenido en Rumanía Sergio Morate, único sospechoso del doble asesinato de CuencaAnálisisEspaña respira tranquila«No sabemos qué diablo o terrible demencia se apoderó de ti»Cuenca despide a Laura y MarinaGaleríaCuenca despide a Laura y Marina

"No creo que haya ningún ciudadano español que no sepa hoy en día cómo llegar hasta Rumanía", ha dicho en rueda de prensa el fiscal jefe de Lugoj, Dan Tatar, después de que Morate y su amigo, Istvan Horvath, se hayan sometido al careo. "Es sospechoso que (Horvath) se desplazara hasta Hungría y entraran por carreteras secundarias", ha señalado Tatar, quien ha añadido que el rumano pagó 200 euros por el alquiler de un estudio.

El fiscal ha detallado que Sergio Morate y su amigo rumano "se encontraron el (lunes) 10 de agosto y llegaron a Rumanía el 11 (martes) de agosto, a las 17.00 hora rumana (15.00 GMT), alojó al español y le facilitó un apartamento en Lugoj".

En estos momentos, la Fiscalía espera la autorización de un juez para investigar las tarjetas de telefonía móvil de Horvath, con el propósito de averiguar las conversaciones de los mensajes que se intercambiaron desde que Morate huyó de España.

Exculpa a su amigo

Durante el careo, Horvath ha insistido en que pensó que se trataba de una broma y, por eso, no creyó a Morate cuando le contó el asesinato, según ha indicado Tatar, al subrayar que el sospecho tenía "tendencia a exculpar" a su amigo rumano de los hechos.

El amigo rumano de Sergio Morate, investigado penalmente por encubrimiento de un crimen, pasará en las próximas horas una prueba del polígrafo para intentar detectar si miente o no.

Mientras, el principal sospechoso del asesinato de las dos jóvenes, Sergio Morate, ha asegurado durante el interrogatorio que su amigo no sabía nada de lo que pasó en Cuenca. Al entrar este lunes por la mañana en la Fiscalía, esposado, con la cabeza agachada y acompañado de las fuerzas especiales, Morate se ha negado a responder a las insistentes preguntas de los numerosos periodistas que le aguardaban.

"En mi casa no entra un asesino"

A la salida del careo, Horvath ha explicado a los periodistas que la versión de Morate coincide con la que dio él. "Estoy muy tranquilo porque no tengo nada que ver con eso. Sergio Morate ha reconocido que no tengo nada que ver y que no sabía nada", ha afirmado Horvarth a la salida del interrogatorio.

Horvath ha asegurado que no fue su cómplice en ningún momento y que nunca alojaría a un asesino en su casa. "En mi casa no entra un asesino, aunque fuera mi hermano, no intento ni de esconderlo", ha afirmado Horvath ante los periodistas en la puerta de la Fiscalía de Lugoj.