Frente a los Juzgados conquenses, uno de los carteles que visten hoy la ciudad castellano-manchega - abc
suceso

Un amigo de Sergio, en Cuenca: «Estuve con él la noche de la desaparición de las chicas»

En Palomera, barrio donde la familia del joven en paradero desconocido, se le define como «un buen chico». En su gimnasio nadie sabe nada de él desde hace días

Actualizado:

El paradero de Marina, Laura y Sergio sigue siendo una incógnita casi una semana después de su desaparición en Cuenca. El secreto de las actuaciones y el hecho de que el entorno de los jóvenes decline pronunciarse hace que la información llegue con cuentagotas. Mutismo absoluto. Durante la jornada de ayer lunes no hubo batidas. Los familiares ya no saben dónde buscar. Tampoco qué pensar.

El único testimonio nuevo, el de un amigo de Sergio que dijo a una periodista del programa «Espejo Público» (Antena 3 Televisión) que estuvo con él el jueves sobre las doce de la noche, seis horas después de la desaparición de las chicas. Estuvieron en Palomera, donde la familia de Sergio tiene una casa y donde algunos vecinos lo definen como «un buen chico», igual que a los padres, que regentan una tienda de muebles en otro pueblo cercano. Allí también hay carteles con sus fotografías.

En pleno mes de agosto, pocos son los que pasan por el gimnasio Termalia al que solía acudir. La mayoría lo conocía pero solo «de vista».

Según el relato de la familia de Laura, las dos jóvenes, de 26 y 24 años, tenían previsto acudir a casa del joven, exnovio de una de ellas, para recuperar sus efectos personales. El vehículo de Laura fue encontrado muy cerca de la casa de Sergio, con efectos personales en su interior como su teléfono móvil y la medicación que precisa para tratarse una afección de tipo cardiaco. Sin embargo, se desconoce si llegaron a su vivienda o incluso si llegaron a verse.

Los agentes de la Comisaría de Cuenca las buscan sin descanso, incluso doblando turnos. Algunos llevan días sin parar. Un trabajo en la sombra en busca de alguna pista.

El Juzgado de Instrucción número 2 de Cuenca mantiene el secreto de sumario de las actuaciones mientras cada vez son más las fotografías que hay en las calles. Cada veinte metros hay un cartel con las fotos de los jóvenes, sobre todo en establecimientos concurridos como supermercados, bares o lugares públicos. Además, ayer, en el barrio del Pozo de las Nieves, donde reside la familia de Laura, se ofreció una misa por las chicas.