Sor Lucía, Karmele y Puigcorbé, contra el «miedo» a la independencia catalana

Bajo el título de «Pensiones y Estado del Bienestar», también conversan sobre el sentimiento de pertenencia o la relación con España tras una hipotética independencia

Actualizado:

En el intento de un sector de la política catalana por convertir las elecciones del 27-S en plesbiscitarias, la sociedad civil catalana sigue las directrices de sus políticos. Aquellos que se pretenden presentar a las mismas con una lista independentista unitaria. El último movimiento, el de la plataforma «Ara és l'hora», protagonizado por la monja más mediática, Sor Lucía Caram, el periodista y candidato de la CUP Antonio Baños, la televisiva Karmele Marchante y el actor y concejal de ERC Juanjo Puigcorbé. En un vídeo dramatizado, en blanco y negro, lanzado en YouTube, los cuatro conversan sobre el futuro de las pensiones en una eventual Cataluña independiente.

Puigcorbé considera que «habría que quitar el miedo a la gente de pensar de que, como dicen los contrarios a la independencia, una Cataluña independiente no garantizaría el cobro de las pensiones. Eso es mentira, una canallada y deshonesto, no es verdad, porque estará mucho más garantizado que en el Estado español». «Hay que dar este paso porque nuestros hijos y nietos merecen un Estado muchísimo mejor», dice durante su intervención, y añade: «La sociedad civil catalana no tiene por qué seguir sujeta a algo que se creó en el franquismo».

Por su parte, Karmele Marchante considera «una mentira» que no se vayan a garantizar las pensiones en una hipotética independencia, ya que Cataluña es la comunidad del Estado «que da más dinero y la que menos recibe», e incluso apuesta por la «desobediencia civil» llegado el caso «si no nos dan lo que pedimos».

Baños admite que «entiende» que la gente que cobra pensiones ahora «esté preocupada», pero argumenta que «si nada cambia», las pensiones de su generación «están en peligro». «Vinculo la idea de independencia a tener una jubilación», señala el periodista.

Caram reclama que una Cataluña independiente «debería hacer entender que es hermana y fraterna con otros países y pueblos», y ha lamentado que se haya «conseguido meter el miedo, que hace que la gente dude y que se piense que el bolsillo se vaciará».